02/08/19

La venta de combustibles cayó 5,3% en junio y no se espera una mejora en julio

Pese a la postergación de impuestos, las perspectivas para el sector se desinflan por el fin de la cosecha.


En el mes de junio, las ventas de combustibles cayeron 5,28% en relación con igual mes del año pasado, según informó la Secretaría de Energía. La baja obedeció principalmente a un retroceso del consumo en el segmento premium.

Los datos oficiales muestran que las ventas de gasoil crecieron un 1,52% interanual y las de nafta común, 1,88%. Sin embargo, no compensaron las caídas del 25,05% en la nafta premium y del 13,88% en el diésel premium.

En abril y en mayo, de la mano de la cosecha, las ventas de gasoil sí habían compensado con sus incrementos en las ventas, las caídas en el segmento de calidad superior. En abril, la compra de gasoil aumentó 13% y cubrió la baja de los demás combustibles, de modo tal que en el agregado, el mes terminó con un alza del 1,1%. Y en mayo, se registró una suba de 3,74% interanual gracias al fuerte incremento de los despachos de gasoil, que crecieron 18,44%, y a la sustitución de los usuarios particulares de los combustibles de alta calidad por otros de menor costo: la nafta común mejoró sus ventas 9,87%, mientras que el diésel premium cayó 6,16% y las naftas premium se desplomaron un 24,8%.

Respecto de dicho mes, este junio la caída en las ventas conjuntas de naftas y gasoil fue del 6,6% en términos sin desestacionalizar. Esto muestra que conforme se desacelera la cantidad de camiones trasladando granos a los puertos, no hay otros rubros que generen la misma tracción sobre el transporte.

Por eso, desde la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) aseguraron a Télam que "la incidencia de la buena performance que mostró el gasoil en marzo-abril y mayo se achicó porque el grueso de la actividad agrícola por la cosecha ya pasó". Consecuentemente en el sector no esperan un repunte de las ventas en el mes de julio ni en el mes de agosto, incluso si el Gobierno viene postergando la suba de impuestos a los combustibles para reducir su impacto en los precios finales.

En total, en los primeros seis meses del año, las ventas de combustibles se redujeron 1,18% en la comparación con igual período de 2018.

Fuente: LPO