02/08/19

La detención de Herme Juárez, un golpe en la columna vertebral logística de las exportaciones más importantes del país

El complejo portuario del Gran Rosario es la puerta de salida del 78% de la capacidad instalada nacional


Hablar de la importancia del complejo portuario del Gran Rosario es hablar de la columna vertebral logística del mayor volumen de las exportaciones argentinas.

La Argentina es el tercer complejo industrial oleaginoso más importante del mundo. La capacidad de molienda instalada en el Gran Rosario es de 158.700 toneladas por día, es decir, el 78% de la capacidad instalada nacional.

Desde los puertos que conforman al complejo (Rosario, Lagos, Alvear, Galvez, Arroyo Seco, San Lorenzo, San Martín y Timbúes), se despacha el 78% de las exportaciones de granos, harinas y aceites, según un informe de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (Capym).

De estos, los puertos de Rosario y San Lorenzo se llevan los primeros puestos del podio en importancia por los volúmenes que manejan.

Toda esta actividad genera más de 20.000 empleos directos y unos 55.000 indirectos entre patrones fluviales, surveyors, dragadores, balizadores, entregadores y estibadores, entre otros.

Para Ángel Elías, presidente del Consejo Portuario Argentino (CPA) y del Ente Administrador Puerto Rosario (Enapro), los puertos de la zona, tomados en conjunto, constituyen el principal polo exportador de soja y derivados.

"Básicamente, todos los productos agroindustriales salen desde aquí", dice a LA NACION. "Acá está no solamente la producción, sino también las plantas que industrializan con una gran capacidad de molienda, ya que tienen una gran potencialidad derivada de la consolidación del funcionamiento de la Hidrovía", añade.

Guillermo Wade, gerente de Capym, concuerda y destaca que, a nivel de concentración geográfica, el complejo industrial oleaginoso del Gran Rosario es el más importante a nivel mundial por contar con una gran capacidad de fábricas".

Además, resalta que desde allí "se despacharon en 2018 el 63,2% de los granos argentinos, el 96,2% de las harinas/pellets y el 97,3% de los aceites vegetales".

Solo en 2017, el nodo portuario del Gran Rosario movió cerca de dos millones de camiones, 184.235 vagones ferroviarios, 4330 barcazas y 2352 buques, que ingresaron a buscar granos, aceites y subproductos.

Y este año, con la apuesta a la renovación de la infraestructura ferroviaria, "se dinamizó aún más" el movimiento de la carga desde el noreste y noroeste argentino, completa Elías.

Este motor económico se encuentra hoy en el centro de la escena luego de que ayer fuera detenido el secretario general de la seccional regional Puerto San Martín y San Lorenzo del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), Herme Juárez, por supuesto lavado de activos, extorsión, malversación de caudales públicos y privados, y estafas.

Y puso de relieve la forma en la que operan las terminales en los puertos del complejo del Gran Rosario.

Hasta hace dos años, como informó LA NACION, Juárez tuvo el monopolio de la estiba de los barcos. "Los puertos ubicados al norte de la ciudad de Rosario son los que contrataban los servicios de estiba que, hasta hace un tiempo atrás, eran proveídos al 100% por parte de la Cooperativa de Trabajadores Portuarios de Puerto San Martín, que dirigía Juárez", dice Elías.

"Hoy, a partir de una serie de gestiones que se hicieron a partir de 2015 y hasta 2017, hay un porcentaje de la estiba donde los trabajadores son proveídos por la cooperativa, pero también por otras empresas".

Y fue esa apertura a la competencia la que hizo que ayer, al conocerse la detención de Juárez, no frenara las operaciones en ninguno de los puertos.

"Esa fue una apertura controlada", señala una fuente que pidió no ser mencionada y que conoce de cerca la operatoria en los puertos de San Martín (donde hoy están operando tres empresas de estibadores), Timbúes y San Lorenzo. En este último presta servicio la Cooperativa de San Lorenzo, dirigida por el hermano de Herme Juárez.

"[Juárez] operó solo durante mucho tiempo, pero en su momento -cuando fue detenido Omar 'Caballo' Suárez, del SOMU- accedió a abrirse a la competencia", agrega la misma fuente. Desde aquel momento bajaron las tarifas de prestación del servicio de estiba.

Fuente: La Nación