08/07/19

La industria de Oil & Gas, cada vez más concentrada

En la última década, la concentración del mercado petrolero creció un 54%, mientras que la del gasífero lo hizo un 15% a escala nacional. La tendencia evidenció la pérdida de peso de las firmas competidoras de YPF y PAE.


Si algo caracterizó al mercado hidrocarburífero argentino en los últimos 10 años, fue una marcada propensión a la concentración empresaria. Así lo pone de manifiesto un estudio confeccionado por Invenómica.

La consultora señaló que el control de la industria de Oil & Gas quedó en manos de un menor grupo de compañías sobre todo dentro del ámbito Upstream y en el rubro petrolero. De hecho, en el período 2009-2018 la obtención de crudo aumentó su nivel de concentración un 54%, en tanto que la extracción de gas natural lo hizo un 15%.

Según el relevamiento, YPF y Pan American Energy (PAE) manejan actualmente un 46,2% y un 20,8% de la producción hidrocarburífera local, respectivamente. Entre ambas petroleras acapararon un 67% de la oferta de crudo durante el año pasado; es decir, un 14% por encima del volumen que sumaban en 2009.

Sin embargo, el trabajo de Invenómica no explica la mayor concentración del sector exclusivamente en función de la expansión de estas dos empresas (cuya producción conjunta trepó un 3,2% en el lapso analizado), sino que subraya la pérdida de peso específico de sus competidoras, cuya capacidad productiva se redujo un 44%.

La industria argentina se encuentra en pleno proceso de transformación, especialmente en la Cuenca Neuquina, donde están incorporándose tecnologías de punta a fin de aprovechar mejor los recursos no convencionales existentes.

En términos geográficos, hoy YPF está a cargo de un 56% de la producción petrolera en la Cuenca Neuquina. Asimismo, junto con PAE domina un 89% (43% más 46%) de la oferta de crudo en la Cuenca del Golfo San Jorge.Con respecto al gas, el liderazgo de YPF (que posee un 32% del negocio) es escoltado por Total Austral (25,2%). En ese sentido, el informe referenció una concentración creciente, aunque de menor envergadura, hasta el año 2017. “La realidad se atemperó en 2018, con jugadores que ganaron participación a partir de la producción de gas no convencional”, explicó Invenómica. La participación sumada de YPF y Total en este segmento pasó de un 51,3% en 2009 a un techo de un 60,3% en 2017. El año pasado, en tanto, cerró en un 57,2%. Mientras que YPF extrae un 48% del gas de la Cuenca Neuquina, Total Austral es responsable de un 66% del fluido explotado en la Cuenca Austral.

Más competencia

El nivel de concentración de la industria nacional de Oil & Gas luce “muy elevado”, según Invenómica, en comparación con los casos más exitosos de economías diversificadas que disponen de recursos hidrocarburíferos de consideración.

Estados Unidos, de hecho, es por estos días el principal productor de crudo y un destacado jugador del mercado gasífero a escala global. Sin embargo, el reporte puntualizó que la mayor productora de petróleo de ese país apenas acapara un 5% del total del negocio.

El nivel de concentración de la industria nacional de Oil & Gas luce muy elevado en comparación con los casos más exitosos de economías diversificadas que disponen de recursos hidrocarburíferos de consideración.

“La gran cantidad de operadores se extiende a las empresas de servicio. Estados Unidos cuenta con un frondoso y variado entramado de firmas proveedoras, que dotan de mayor competencia y competitividad a la producción de gas y petróleo”, subrayó la consultora.

Adicionalmente, el estudio remarcó que “la competencia en los diferentes niveles de la producción hidrocarburífera es central para aumentar la eficiencia y la capacidad productiva del sector”.

En transformación

Para Invenómica, la industria argentina se encuentra en pleno proceso de transformación, especialmente en la Cuenca Neuquina, donde están incorporándose tecnologías de punta a fin de aprovechar mejor los recursos no convencionales existentes.

De acuerdo con el estudio, la adición de nuevas operadoras y prestadoras de servicios se traducirá forzosamente en un sector más poderoso y acorde con la escala de los recursos disponibles. “Una mayor cantidad de empresas que puedan incorporar tecnología y recursos financieros es necesaria para consolidar un salto de escala en la producción de gas y petróleo, que no se circunscriba al esfuerzo individual de dos o tres compañías”, completó la consultora. ©

Fuente: Revista Petroquímica