31/07/19

El ajuste se concentra en la infraestructura y la inversión pública cae a su punto más bajo

Durante 2019 descendió al 6,5% del gasto corriente


Los desembolsos en obra pública, en mínimos

Si bien la máxima ortodoxa dicta que el ahorro en gasto corriente es necesario para mejorar la inversión, la dinámica del de infraestructura tocó su punto más bajo durante el ajuste fiscal del 2018 y cayó algo más durante el primer semestre del 2019. Así, el gasto de capital como porcentaje del corriente en el Sector Público Nacional continuó disminuyendo incluso en plena época preelectoral. Durante los primeros 6 meses del año fue del 6,5%. Menos que el 11,9% del 2015 y que el 13,1% del 2014.

La obra pública y los períodos preelectorales van de la mano. El Gobierno aceleró las inauguraciones durante las últimas semanas. Un hito reciente fue la recordada inauguración del Paseo del Bajo, en la que el presidente Mauricio Macri tocó el asfalto y declaró "este pavimento no es relato". El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo hace poco: "Para el Presidente y para este Gobierno las obras públicas son parte esencial del programa de Gobierno".

Los números publicados por la Secretaría de Hacienda muestran, sin embargo, que durante la gestión Cambiemos el gasto en infraestructura fue cayendo progresivamente como porcentaje de los corrientes, es decir los del día a día como jubilaciones y salarios. Durante el 2015 había representado el 11,9%. En el 2016 cayó hasta el 9,4%. En el 2017 al 8,5%. En el 2018 llegó a ser el 6,7%. Y durante el primer semestre del 2019 volvió a caer hasta el 6,5%.

Hacia atrás la dinámica muestra que los niveles actuales representan una tendencia a la baja. En el 2011 la relación del gasto de capital como porcentaje del corriente había sido de 12,9%, bien por encima. En 2012 bajó hasta 11,3%. En 2013, en cambio, subió hasta 13,1% y en 2014 permaneció en un número idéntico.

El economista Estanislao Malic, en diálogo con BAE Negocios, dio su lectura del fenómeno: "Esto desmitifica la visión neoliberal de que es necesario ahorrar para poder invertir. Como si se tratara de la economía de un hogar. Se demuestra, a lo largo del período Cambiemos, que ajustar en nuestro bolsillo, es decir hacer el sacrificio que el Gobierno dice que hay que hacer para sentar las bases de cara al futuro, no redundó en un aumento de la inversión".

Y agregó: "Esto también se ve en la participación de la inversión como porcentaje del PBI. En este contexto de restricción externa es difícil, pero el camino sería que el Gobierno genere demanda, para que el empresariado invierta. También el Gobierno tiene que invertir para hacer lo que el empresariado no hace. Es necesaria la decisión política de que haya inversión. Hoy es difícil pero lo cierto es que hasta el 2018 el Gobierno tuvo muchos dólares mediante en endeudamiento y tampoco mejoró en ese momento".

Fuente: BAE