13/06/19

Patrulla en dos ruedas: los agentes de tránsito que pedalean para detectar infracciones en bicisendas


La patrulla de agentes en bicicleta recorre una de las ciclovías porteñas para detectar obstrucciones en los carriles exclusivos Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Los últimos protagonistas que se sumaron como alternativas de transporte fueron los monopatines eléctricos, pero hace algunos años las que irrumpieron con fuerza fueron las bicicletas, cuyo uso no se detiene y, por el contrario, va en aumento permanente. En ese contexto, los controles eficientes pueden garantizar una mejor convivencia, uno de los objetivos de la primera patrulla de agentes de tránsito en bicicleta que pedalean por la ciudad para detectar infracciones sobre las bicisendas.

En el primer cuatrimestre del año los 20 agentes de ese cuerpo realizaron 6033 faltas, principalmente, por obstrucción de los carriles exclusivos para ciclistas, una red que ya alcanza los 234 kilómetros en 41 barrios porteños y que se proyecta alcanzar los 250 kilómetros a fin de 2019. Del total de las infracciones el 90% fueron cometidas por conductores de vehículos particulares y el 10% restante se reparte entre choferes de colectivos, camiones, taxistas y motociclistas.

Los últimos dos años el estacionamiento indebido se mantuvo al tope de las infracciones detectadas. En 2018 se labraron 4.239.457 faltas de las cuales 1.351.561, el 32% del total, corresponden a mal estacionamiento. Vehículos detenidos sobre las rampas de las esquinas, en los accesos a garages, en espacios destinados a discapacitados y también en bicisendas son parte de las conductas más habituales.

Específicamente en el último de los casos, la mayor cantidad de infracciones se registraron en zonas con mayor flujo de vehículos y ciclistas. La comuna 1 (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, Monserrat, San Telmo y Constitución) encabezó el listado, seguida por la comuna 3 (Balvanera y San Cristóbal) y la comuna 2 (Recoleta).

Según un relevamiento de la Secretaría de Transporte y Tránsito de la ciudad, en los primeros meses del año hubo un crecimiento en el uso de bicicletas en diversos cruces. El aumento se observó en La Pampa y Superí, Godoy Cruz y Gorriti, Monroe y 11 de Septiembre, Serrano y Loyola, Montevideo y Perón, Carlos Calvo y Rincón, Chile y Virrey Cevallos, entre otras esquinas.

Los trayectos que realiza la patrulla de agentes en bicicleta son dinámicos y se definen de acuerdo al flujo de vehículos y el uso de los carriles exclusivos para ciclistas. En muchos de los que tuvieron un crecimiento este año los agentes debieron intensificar los recorridos y controles.

"En cada viaje que hago me encuentro con situaciones peligrosas porque los vehículos en plena bicisenda nos ponen en riesgo a los ciclistas. Quizás el conductor no lo tenga en cuenta o lo haga sin pensar el daño que puede ocasionar, pero es muy peligroso", relató Fernando Ortega, mientras esperaba que cambie el semáforo en la bicisenda de La Pampa.

Cuando en 2009 se lanzó el sistema Ecobici el 0,4% de los viajes en la ciudad se realizaban en bicicleta. Hoy, ese porcentaje supera el 4%, según información oficial. En la actualidad, con bicicletas más modernas y una estructura mejorada y cuenta con 396 estaciones, con un acumulado de más de 1 millón de viajes desde que se lanzó el nuevo sistema y más de 300 mil usuarios registrados. Hay días en que los viajes pueden llegar a los 35 mil.

"Los agentes en bicicleta cumplen dos funciones: por un lado concientizan a los peatones y ciclistas que circulan por la ciudad. Por otro, se encargan de mantener las ciclovías y bicisendas despejadas de vehículos para garantizar sus condiciones básicas de circulación", explicó Juan José José Méndez, secretario de Transporte y Tránsito de la ciudad. "La infraestructura específica para ciclistas juega un rol clave para que cada vez más personas se animen a pedalear por Buenos Aires y lo hagan en forma segura", agregó.

Además de las infracciones detectadas por los agentes, los vecinos tienen la posibilidad de denunciar faltas a través de la plataforma BA Denuncia Vial. Mediante una app se puede tomar una fotografía y detallar el lugar y tipo de infracción. Aquellas que son válidas reciben una sanción. En el caso de la obstrucción o estacionamiento de una ciclovía la multa estipulada es de 150 Unidades Fijas, es decir, $3210.

Durante 2018 la ciclovía con mayor cantidad de infracciones fue la de Blanco Encalada, de 23 cuadras entre los barrios de Belgrano y Villa Urquiza, con 987 multas. La traza de la calle 11 de septiembre de 1888, en los barrios de Palermo y Belgrano, quedó en segundo lugar con 890.

Fuente: La Nación