07/06/19

Así funciona el sistema de frenos que hubiera evitado la tragedia de Once

Los ramales eléctricos del tren Roca ya lo tienen y, en forma gradual, los irán incorporando en todas las líneas metropolitanas.


Expertos japoneses. Guiaron los trabajos para instalar el sistema ATS en los trenes del Roca, en los talleres de Llavallol.

El 22 de febrero de 2012, el tren chapa 16 entró a demasiada velocidad a la estación Once, no se detuvo y terminó estrellado contra el paragolpes del anden. Murieron 51 personas. Esta tragedia se hubiera evitado si la formación hubiese tenido ATS (Automatic Train Stop), un sistema de frenos automáticos que ahora está siendo incorporado en las siete líneas ferroviarias del área metropolitana. Los ramales eléctricos del Roca ya lo tienen.

El ATS es un sistema de seguridad que impide que las formaciones traspasen señales a peligro o que excedan la velocidad de marcha preestablecida para cada tramo. Funciona con 3 elementos: semáforos, bobinas en el tendido de vías y una antena ubicada en cada una de las cabinas de conducción del tren.

Cuando una formación excede una velocidad máxima o pasa un semáforo que indica peligro, la bobina que se encuentra instalada en el tendido de vías emite una señal. La antena de la cabina la capta y se detiene la marcha del tren en forma automática, sin intervención del maquinista.

En la línea Roca, el sistema ya funciona en todos los ramales eléctricos (La Plata, Bosques vía Quilmes, Bosques vía Temperley, Ezeiza y Alejandro Korn). Hay 42 trenes eléctricos equipados con ATS en ambas cabinas. Esto beneficia a 700 mil pasajeros, que viajan más seguros.

El sistema ATS requiere la instalación de bobinas en las vías, que emiten una señal cuando se pasa un semáforo en rojo o si la formación circula con exceso de velocidad.

El próximo paso es la incorporación progresiva de los frenos ATS en el resto del Roca y en los trenes San Martín, Mitre, Sarmiento, Belgrano Sur, Belgrano Norte y Urquiza. Para hacerlo, se invertirán US$ 275 millones para instalar el sistema en 280 formaciones y 850 kilómetros de vías.

Del total, US$ 138 millones serán para adecuar con tecnología ATS los ramales diesel; US$ 65 millones para modernizar las señales, y otros US$ 59 millones se destinarán a la compra de los aparatos de frenos automáticos propiamente dichos. Los US$ 13 millones restantes serán para equipar vías y formaciones.

Fuente: Clarín