09/04/19

Este martes vuelve a aumentar el subte: acumula el 150% de suba en un año

La tarifa básica pasa a $ 19, y en mayo irá a $ 21. El año pasado costaba $ 7,50.


El subte subió entre diciembre y febrero, y después este mes y el que viene. Foto: Luciano Thieberger.

Un año atrás viajar en subte costaba $ 7,50. Sin embargo, este martes los usuarios de este transporte público arrancan el día afrontando un nuevo aumento: pasan a pagar $ 19. Y ciertamente, aquella tarifa de 2018 quedará casi como de ciencia ficción. A lo largo de estos 12 meses, los bolsillos de los vecinos del área metropolitana tuvieron que soportar incrementos del 153%; y aún resta un aumento más, que se llevará a cabo en mayo, cuando finalmente la tarifa se ubique en $ 21. Es decir que entre abril de 2018 y mayo de 2019 habrá aumentado un 180%.

Estas tarifas superaron por mucho a dos cifras claves en la economía y, particularmente, en el impacto sobre los bolsillo de los vecinos: la de la inflación, que fue durante todo 2018 de 47,6% (según las cifras oficiales del Indec) y la de las paritarias (salvo algunos gremios con mejores acuerdos).

En mayo del año pasado el boleto salía $ 7,50, y el primer incremento se demoró por el fallo de la jueza porteña Patricia López Vergara, que mantuvo frenado los aumentos a raíz de un recurso de amparo presentado por legisladores de la oposición. Finalmente, la Justicia hizo lugar a una apelación del gobierno porteño y el incremento se aplicó en agosto.

Este aumento se oficializó la semana pasada, cuando salió publicado en el Boletín Oficial porteño. Incluso, pese a la ruidosa audiencia pública que se llevó a cabo el mes pasado, en donde se manifestó una fuerte oposición de los usuarios (a través de organizaciones no gubernamentales) y trabajadores del subte. Hubo, además, representantes de las comunas, asociaciones que defienden los derechos del consumidor e incluso miembros de la Auditoría porteña. Sin embargo, se sabe que estas audiencias no son vinculantes, y por otra parte, desde Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) consideran que este ajuste es imprescindible.

¿Qué argumenta la empresa de la Ciudad que administra los subtes? Que los aumentos son necesarios para mantener el servicio operativo en el largo plaza, en condiciones de calidad, seguridad y eficiencia. Por otra parte, permite continuar con la puesta en valor de las líneas existentes y el mantenimiento de la infraestructura. Sin embargo, para Sbase el valor seguirá por debajo de lo que se conoce como "tarifa técnica", que hoy está calculada en $ 23,20 y surge de dividir los costos de explotación de servicio por la cantidad de pasajeros que pagan el boleto.

Para los usuarios frecuentes, queda al menos la compensación de lo que se conoce como "tarifa gradual". A medida que se hacen más viajes, el pasaje es más barato. Por ejemplo, desde este martes el boleto costará $ 15,20 para quienes realicen entre 21 y 30 viajes por mes. Del viaje 31 al 40, el costo será de $ 13,30. Y a partir del 41, se abona $ 11,40 por viaje. Por otra parte, continúan vigentes los abonos sociales, estudiantiles, jubilados y pensionados.

Este nuevo aumento en las tarifas se da en un marco complejo para el subte porteño. Por un lado, la mirada de los usuarios, cansados de lidiar con las demoras, falta de accesibilidad por fallas en escaleras mecánicas y los ascensores, y otros problemas. Y por el otro lado, lo que sucede a nivel de la gestión, porque la Ciudad llamó a una nueva licitación internacional por el servicios que, por el momento, se encuentra demorada.

Son tres los grupos empresarios que pugnan por quedarse con la operación. Uno está conformado por el Roggio a través de la concesionaria actual, Metrovías, en asociación con los alemanes de la Deutsche Bahn. El segundo, el grupo Eurnekian junto a la firma franco-canadiense Keolis y el asesoramiento de Transport for London. Tercero, los operadores del subte de París en conjunto con Alstom, fabricante de vagones que ya proveyó de coches a la red porteña.

Desde Sbase confirmaron a Clarín que en estos momentos se "derivaron una serie de preguntas a las empresas para que expliciten algunos puntos de su propuesta, tuvieron tiempo de contestarlas y ya remitieron las respuestas. La comisión evaluadora está analizando las respuestas, que ocupan entre 600 y 800 páginas cada una", dijeron. Antes de fin de año alguna de las tres uniones de empresas tendría que hacerse cargo de todo el sistema.

Fuente: Clarín