08/04/19

Con quejas de taxistas en Aeroparque, se demora la extensión de la tarifa prefijada a Ezeiza

Choferes dicen que el sistema no mide bien el tiempo de viaje y que cobran menos. Otros resaltan que termina con las mafias. Su puesta en marcha en otras terminales iba a empezar en marzo pero se dilató.


Filas. Hay taxistas que indican que, aunque pierdan plata con el nuevo mecanismo de cobro, van a Aeroparque porque tienen viajes garantizados. / Alfredo Martínez

Las máquinas que calculan el costo del viaje están. Los carteles que indican que quien desee tomar un taxi debe pasar antes por esas plataformas, también. Los agentes de tránsito de la Ciudad y personal de Aeroparque refuerzan la obligación: nadie puede subirse a un taxi sin el ticket que imprime la máquina. Si los pasajeros no tienen ese recibo, les muestran el camino de regreso a la terminal o incluso los bajan del taxi. Aún así, el sistema de tarifa prefijada, que prometió el adiós a los taxímetros y claridad sobre los montos a pagar, no cumple con sus objetivos. Al menos no ahora, a tres semanas de su implementación. Mientras su puesta en marcha en Ezeiza, Retiro y Buquebus, ni siquiera tiene fecha.

“Yo prendo el reloj”, dice Eduardo. Es uno de los 10 taxistas que forman fila en la dársena de Aeroparque para levantar pasajeros. Ahí, tanto Eduardo como el resto de sus compañeros, tienen prohibido usar el taxímetro. Deben cobrar el monto que dice el ticket. Para eso, antes de entrar al taxi, el pasajero cumplió con la obligación de cargar en una de las máquinas su dirección de destino, cantidad de equipaje y personas a bordo. Pero, en la práctica y en la mayoría de los casos, el pasajero sube, le da el recibo al taxista, el taxista mira el papel y, como si nada hubiera cambiado, prende el reloj.

Eduardo lo hace sin disimulo. “Si el pasajero no paga lo que dice el reloj, no lo llevo. Se lo explico, pero no todos entienden. Hoy tuve un conflicto: uno no se bajó y se tomó otro taxi”, dice con rabia. Y sigue: “La tarifa anda mal. No calcula el tiempo de espera, ni la congestión, ni los semáforos. Si el recorrido es corto, se pierden $ 40 y, si es largo, hasta $ 100. Yo pago un alquiler por el taxi. Estoy 12 horas sentado acá. Si en cada viaje regalo plata, no me conviene”. En la guantera tiene comprobantes acumulados en pares: uno es el que imprimen las máquinas del aeropuerto y el otro, el que da el taxímetro. Invita a revisarlos, a calcular diferencias.

Para verificar la versión de los taxistas, Clarín hizo dos viajes. Un mismo recorrido en días distintos: un miércoles con el movimiento habitual de la Ciudad de Buenos Aires y un jueves con la movilización de la CGT hacia el Ministerio de Desarrollo Social. En los dos casos, el ticket de las terminales automáticas fue menor al que registró el reloj. En el primer recorrido, hubo $ 69 de diferencia. Mientras que en el segundo, en un día más complicado para transitar, la brecha creció a $ 77.

Respecto a las variaciones, desde el Gobierno porteño afirman que la calculadora que define la tarifa está online e incluye los cortes de tránsito que son monitoreados a través del mapa de la Ciudad y aplicaciones como Waze, “por lo que la ruta que se establece tiene en cuenta las demoras y los horarios de los viajes”. Aunque, en los papeles, la diferencia sigue.

“Nunca coincide. Me pregunto por qué el ticket no marca el camino que hay que agarrar para llegar al monto que el Gobierno estima. No existe, está mal”, se queja Agustín. Tiene el parasol extendido, lo usa para tapar el taxímetro. Desde la puesta en funcionamiento de la tarifa prefijada, desarrolló una estrategia. “Le pido permiso a los pasajeros para prender el reloj -dice-, les explico que lo uso para comparar. Al llegar, algunos me pagan aparte lo que falta, otros no”.

Pese a las pérdidas, la fila de taxis en Aeroparque es un hilo que no se corta. En forma continua y dinámica, los autos se acumulan para levantar pasajeros. El rechazo a la implementación es mayoritario, ¿por qué entonces siguen eligiendo Aeroparque como lugar de trabajo? Leonardo, con cinco años arriba del taxi, tiene la respuesta más gráfica: “En la calle hay taxis para hacer dulce. El único lugar en el que tenemos viaje garantizado es acá. Por eso, aún sabiendo que el papelito que nos da el pasajero es más bajo, venimos”.

También otros, como Sergio, se alegran de entrar a Aeroparque, una zona manejada en forma histórica por mafias, que establecían quiénes y a qué precio podían trabajar ahí. "Los más alterados son los taxistas a los que se les terminó el negocio. Yo estoy conforme, sí creo que hay cosas para ajustar, pero sin dudas el sistema es más transparente", dice.

Desde el Gobierno de la Ciudad afirman que todavía hay que calibrar algunos detalles y que están conversando con distintos sindicatos de taxis. Quizás en esa dificultad esté la razón de por qué aplazaron la implementación, que iba a hacerse, poco después, en Retiro, Buquebus y Ezeiza.

Mientras tanto, los pasajeros se muestran conformes. Aunque ellos también pueden sentirse confundidos. Por momentos la falta de claridad llega a conversaciones insólitas. "Acá dice que tienen tres valijas, pero son cuatro", marca un taxista a un matrimonio que acaba de bajar del avión y desea subirse a un taxi para volver a su casa. "Discúlpeme, es que la máquina no deja pulsar más de cuatro", responde uno de los pasajeros. El matrimonio y el taxista están fuera del auto, conversan en ronda, junto al baúl. El dato que da el pasajero es cierto: las terminales automáticas registran hasta tres bultos. Si el usuario lleva cuatro o más, no puede dejarlo asentado. Por ende, no se valora en el ticket. "¿Y cuánto me sale si suma la valija?", pregunta el pasajero. El taxista responde: "¿Le parece que cerremos en $ 250?". El hombre responde que sí, que le parece. Y así, a semejanza de una charla de mercado, acuerdan.

Las otras terminales, en espera

"No hay fecha". Así voceros del Ministerio de Transporte de la Nación y del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos respondieron a la consulta sobre cuándo se aplicará la tarifa prefijada en el aeropuerto de Ezeiza, la terminal Buquebus y Retiro.

A mediados de marzo, cuando se anunció la implementación de esta nueva manera de tarifar en Aeroparque, las autoridades dijeron que empezaría una semana más tarde en Ezeiza y luego en el resto de los puntos. Nada de eso ocurrió y ahora el proceso llegó a una instancia de tal incertidumbre que ningún ente quiere arriesgarse a dar una fecha, ni siquiera una estimación.

Las demoras, dijeron, se deben a ajustes en el sistema. En la teoría el procedimiento parecía sencillo: los usuarios digitan en la pantalla la dirección de destino, así como la cantidad de pasajeros y de equipaje. El sistema devuelve dos tickets (uno para el pasajero y el otro para el taxista). Pero, en la práctica se complicó y ahora los sindicatos de taxis reclaman al Gobierno una actualización del software y un incremento en las tarifas.

En simultáneo, los relojes siguen prendidos, las quejas siguen y los pasajeros que detecten irregularidades las pueden denunciar al 147 o a taxis@buenosaires.gob.ar.

Fuente: Clarín