07/03/19

El Gobierno cambia pagos a eléctricas, que amenazan con frenar inversiones

Una disposición provocó enojo en los generadores, que dicen que detendrán inversiones. El Gobierno dice que quiere energía más moderna.

Ya pasó en Vaca Muerta. La secretaría de Energía actual -siguiendo una instrucción del ministerio de Hacienda- modificó la interpretación sobre el pago de subsidios al gas extraído de ese yacimiento. Ese programa de estímulo había sido gestado por Juan José Aranguren como ministro. Ahora, un cambio similar le llegó a la generación eléctrica. La consecuencia puede llegar a sentirse en el desarrollo de energías renovables y menos inversiones en el sector.

Desde enero de 2017, la secretaría de Energía Eléctrica decidió alentar al sector de generación con pagos de su producción en dólares, como sucede en todo el mundo, a través de la resolución 19. Desde el viernes pasado, el Gobierno notificó que seguirá abonando en dólares, pero no el mismo precio todo el año -habrá un valor en meses "pico" y otro en "valle- y además no pagará igual por lo generado en centrales "nuevas" que por aquellas más antiguas.

La medida molestó a los generadores por partida doble. Por un lado, creen que el ahorro fiscal -$ 6.000 millones, según fuentes oficiales- se podría haber conversado entre el Gobierno y las empresas, para consensuar la manera. Las compañías cuentan que el Poder Ejecutivo los informó el miércoles de la semana pasada a la noche, y que el viernes ya publicó la resolución. Juan Garade, el secretario de Recursos Renovables y Energía Eléctrica, les explicó la medida a los ejecutivos de las empresas. Pero no hubo acuerdo al respecto.

La asociación de generadores (Ageera), que nuclea a las empresas más fuertes del rubro (Central Puerto, Pampa, Enel, AES y YPF) le escribió una misiva con quejas al Gobierno. “Las modificaciones informadas comprometen (...) las nuevas inversiones tanto en la expansión del parque térmico, como en energías renovables”, amenazan. Desde el Gobierno les replicaron que el financiamiento para renovables no debía depender de lo que obtienen las generadoras por su negocio principal.

"No hay financiamiento para la Argentina. Las empresas que avanzamos son las que tenemos capital propio. Esta medida nos quita dinero, recorta los márgenes y hasta complica préstamos que se gestionaron para renovables", enumeran los privados, que no quieren discutirlo en público todavía. En un informe, Morgan Stanley ya le avisó que la valuación de Central Puerto puede caer un 15% con respecto a un valor "justo" (en lo técnico)" y Pampa cedería un 7%, por los cambios.

Las empresas agrupadas en Ageera tienen en marcha proyectos para "renovables" por 1.000 megavatios. El total de lo adjudicado para estas energía es de 5.000 megavatios. Muchas de las firmas adjudicadas aún no pusieron en funcionamiento sus propuestas.

Los generadores también entienden que el Gobierno está subestimando a las centrales con máquinas con más uso. Hay "una equivocada interpretación de que existe un porcentaje del parque generador que ya no es necesario para el sistema eléctrico”, sostienen. Se refieren a parques que no operan todo el año. “Les recordamos, sin ir más lejos, durante el verano ese equipamiento fue primordial para hacer frente a los días de mayores demandas” detallan. "Quisimos mandar una señal para que haya nueva inversión térmica", sostienen en el Poder Ejecutivo.

Lo que se hizo es "un mecanismo de ajuste de remuneración que permite reducir costos para el sistema (bajar el costo de la energía para la industria nacional y reducir el costo de subsidios), manteniendo la viabilidad operativa de los equipos y contribuyendo a la eficiencia (las maquinas más eficientes tienen menor ajuste)", justifican en Energía. "Las empresas mantienen una rentabilidad más que suficiente", agregan.

"Las viejas (centrales) turbo vapor que están bien mantenidas tienen un ingreso acotado pero razonable, para que puedan ayudar en los picos", se escudan en el Gobierno.

En las empresas existe otra percepción. "Es un cambio en las reglas de juego. Se modifica una medida anterior que había sido tomada por este mismo Gobierno". Creen que esto detendrá inversiones en el sector. "Si bien no somos ajenos al estado de la situación económica del país, vemos esta decisión como mero paliativo o intento de mostrar resultados de corto plazo”, escribieron.

La modificación afecta la generación "tradicional" (la que más aporta al sistema, pero también la que menos costo tiene sobre el total), mientras que otros proyectos con estímulos (Energía Plus, RenovAr u otras resoluciones oficiales para el sector) no se modifican. En el Poder Ejecutivo creen que la generación "tradicional" ya tiene sus costos amortizados, mientras que los nuevos programas aún no pasaron esa etapa.

Fuente: Clarín