22/03/19

Crean mini sensores para detectar fuentes de gas y petróleo

Especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial idearon un innovador sistema para identificar potenciales recursos hidrocarburíferos al traducir las ondas sísmicas del terreno en señales eléctricas.


Con el objetivo esencial de optimizar la búsqueda de hidrocarburos, expertos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollaron un nuevo sistema de detección de reservorios. Compuesto por mini sensores cuyo tamaño es más pequeño que el de una moneda, el equipamiento proporciona información precisa en tiempo real.

De acuerdo con Pablo Granell, responsable del proyecto y referente del Centro de Micro y Nanoelectrónica del INTI, estos sensores (llamados acelerómetros) se colocan en el terreno y permiten caracterizar el suelo en función de las ondas sísmicas que se reflejan a través de él. “Estas ondas se generan a partir de vibraciones inducidas de manera artificial y en forma controlada”, explicó el ingeniero, quien aclaró que la información del sitio luego es traducida como señal eléctrica y digitalizada para su análisis en una computadora.

Llamados acelerómetros, los mini sensores diseñados por expertos del INTI se colocan en el terreno y permiten caracterizar el suelo en función de las ondas sísmicas que se reflejan a través de él.

Inicialmente, precisó, se colocan en una amplia superficie las pequeñas estacas que contienen los acelerómetros, en reemplazo de los viejos sensores que usaban el sistema de inducción con imanes y bobinas. “A través de explosiones controladas o camiones que emiten vibraciones, se inducen los movimientos en el piso para que los sensores se activen. Esto permite la confección de un mapa subterráneo de las reservas hidrocarburíferas existentes”, detalló. Denominados sistemas micro-electro-mecánicos (MEMS, por sus siglas en inglés), estos dispositivos son fabricados a partir de obleas de silicio sobre aislante. “Así resultan capaces de obtener estructuras suspendidas susceptibles a un estímulo vibratorio”, describió Granell.

Según sus palabras, estas particularidades los vuelven sumamente atractivos para su aprovechamiento en amplios sectores industriales. “Su campo de aplicación se extiende a lo que se conoce como Internet de las Cosas, concepto que contempla la conexión a la web de muchos objetos de uso cotidiano”, acotó.

Pruebas preliminares

El dispositivo ideado por los técnicos del INTI, cuya financiación se basó en un programa de cooperación internacional entre la Argentina y la Unión Europea (UE), ya cuenta con 15 prototipos. Con un tamaño aproximado de 5,5 por 11 milímetros, éstos sortearon con éxito los distintos ensayos de funcionamiento mecánico.

El dispositivo, cuya financiación se basó en un programa de cooperación internacional entre la Argentina y la UE, ya cuenta con 15 prototipos. Cada uno de ellos tiene un tamaño aproximado de 5,5 por 11 milímetros.

A decir de Granell, el próximo paso será emprender la validación de sus especificaciones técnicas. “Habrá que generar las condiciones de campo en el laboratorio para verificar los parámetros del sensor. En ese sentido, en el INTI no sólo disponemos de la capacidad para diseñar dispositivos con tecnología MEMS, sino que también podemos llevar a cabo pruebas preliminares antes de su fabricación”, destacó.

Este diseño, remarcó, podría aplicarse en la fabricación a gran escala de teléfonos celulares y automóviles, entre muchos otros productos. “Su desarrollo cobra especial relevancia si se tiene en cuenta el potencial que ofrecen los yacimientos no convencionales de la Argentina”, completó.

Desarrollo industrial

Creado mediante el Decreto Ley 17.138 del 27 de diciembre de 1957, con el aval de la Unión Industrial Argentina (UIA), el INTI respondió al surgimiento de un conjunto de instituciones nacionales destinadas a activar, de manera planificada, la inversión pública, la ciencia y la tecnología en el país. Pensado como ente autárquico que funciona bajo la órbita del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, tiene por misión principal acompañar e impulsar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) argentinas, aparte de estimular el desarrollo industrial federal mediante la innovación y la transferencia de tecnología.

Con casi 3.000 empleados en la actualidad, el Instituto posee seis áreas temáticas en su sede central en Buenos Aires, cada una con dos o más Centros INTI, los cuales cuentan con uno o más campos de acción y servicios. En total, alberga a unos 52 centros de investigación y desarrollo distribuidos a lo largo y ancho del territorio argentino. ©

Fuente: Revista Petroquímica