04/01/19

Por la crisis, Vaca Muerta pierde a la primera Pyme de EE.UU. interesada

Se trata de Retama, subsidiaria local de Retamco, que perdió el área de Parva Negra Oeste por no haber logrado juntar los fondos necesarios para comenzar los trabajos exploratorios


Las pequeñas petroleras habían sido las protagonistas del auge del sector en los Estados Unidos, sin embargo, la aspiración de reproducir ese escenario en territorio argentino parece haberse complicado con la crisis económica de 2018. La devaluación se cobró a la primera PyME de origen estadounidense que había conseguido un área en Vaca Muerta. Se trata de Retama, subsidiaria local de Retamco, que en diciembre de 2018 perdió el área de Parva Negra Oeste por no haber logrado juntar los fondos necesarios para comenzar los trabajos exploratorios, según consignó Río Negro.

“La empresa había hecho una propuesta de inversión bastante agresiva y estaban por cerrar en noviembre, pero por la inestabilidad global y en especial de la Argentina, los socos que tenían ya apalabrados se salieron del acuerdo”, afirmó Alejandro Monteiro, ministro de Energía de Neuquén.

En noviembre de 2017, Retama había obtenido la concesión para desarrollar Parva Negra Oeste tras ofertar u$s 76 millones en concepto de inversión durante la quinta ronda licitatoria de la firma estatal Gas y Petróleo del Neuquén (GyP). La compañía había anunciado que desembolsaría más de u$s 1000 millones hasta 2022 para explorar, perforar entre cuatro y cinco pozos horizontales y recién comenzar a vender gas en la segunda mitad de 2020.

No obstante, la situación económica hizo tambalear este plan. “Retama ya había pedido una prórroga para poder comprar los equipos, se la dimos a cambio de una garantía. Ahora volvieron a pedir otra, pero se decidió no dársela y caducar la concesión”, confirmó el presidente de GyP, Alberto Saggese. El ejecutivo calcula que la petrolera de origen estadounidense perdió alrededor de u$s 1,1 millón entre las garantías de oferta inicial y la de extensión de plazos.

Saggese se lamentó por la pérdida de Retama, ya que esta como PyMe petrolera “era una buena bandera” para el desarrollo. A su vez, Monteiro expresó al respecto: “Creemos que el interés por Vaca Muerta sigue estando, por lo que para mí esto puede ser como dar un paso atrás para avanzar con más impulso”.

El área de Parva Negra Oeste, que tiene una superficie de 143 kilómetros cuadrados, ya tiene un historial de negocios fallidos. En 2014, el bloque había sido concesionado a la pampeana Enercana, la cual, al igual que la subsidiaria de Retamco, tuvo que abandonarla por no conseguir los fondos suficientes para llevar a cabo el plan al que se había comprometido.

Fuente: El Cronista