04/01/19

Hay demoras en el tren Roca, pusieron formaciones viejas y los pasajeros se quejan

Los nuevos servicios rápidos alteraron los horarios y en muchas estaciones se acumula gente. Para completar la flota tuvieron que volver a usar vagones de los años 80, que no tienen aire acondicionado.


Así estaba la estación Gerli en la mañana de este jueves. Foto: Néstor García.

Los cambios en el Ferrocarril Roca han generado quejas y malestar entre los usuarios habituales del servicio. Muchos de ellos, parados en estaciones como Temperley o Lomas de Zamora, mastican la bronca de ver pasar frente a sus narices formaciones que, en hora pico, van casi vacías. Es que durante los primeros días de diciembre el Gobierno nacional decidió incorporar servicios directos para unir la cabecera de Constitución con las estaciones Ezeiza, Alejandro Korn y Bosques. De esta manera, aseguran, se busca beneficiar al 60% de los usuarios. Aunque la empresa del Estado que opera los trenes dice que lograron bajar el tiempo de espera y aumentar las frecuencias, esto no se ve reflejado en la experiencia de la gente.

Para peor, volvieron al ruedo formaciones Toshiba con más de 30 años de antigüedad. Además de que generan desconfianza, no tienen aire acondicionado. En momentos en que los usuarios tienen que soportar un importante aumento de tarifas, también quedan expuestos a lidiar con un servicio deficiente y que genera frustración.

"Pasaron varias semanas y sigue sin haber suficiente información, y la que hay no es clara. Cuando llegás al hall de Constitución, no sabés con qué panorama te vas a encontrar. En mi caso, viajo todos los días entre Lomas de Zamora y Constitución: antes tenía un servicio cada 7 minutos, ahora cada 15. No sé cuáles son los cálculos que hicieron, pero salieron mal", le contó a Clarín Marina, vecina y padeciente habitual del Roca. Y contó su estrategia al salir de su casa: sube al puente peatonal de la estación de Lomas, desde allí mira los andenes, y cuando viene el tren baja corriendo para abordarlo. Todo, porque no está explicado en qué plataforma parará la formación.

Desde Trenes Argentinos Operaciones -la empresa que depende del Ministerio de Transporte de la Nación- explican que el 60% de los pasajeros del Roca deberían beneficiarse con el nuevo cronograma. Llegaron a esta conclusión luego de analizar los flujos de movimiento de los usuarios, lo que es posible gracias a las estadísticas de la red SUBE. Además, se valieron de los últimos censos: en el segundo cordón del conurbano, la población creció un 16%.

"Hay un cambio en el paradigma. Antes el tráfico circulaba por dos vías, ahora entre Constitución y Temperley hay cuatro carriles operando. Los pasajeros se van a ir acomodando a los nuevos horarios. Y la mayoría podrá beneficiarse con ahorros de tiempo: desde Ezeiza, con el tren parando en todas, se tarda 53 minutos, en cambio el servicio directo demanda 46. Desde Alejandro Korn, el tiempo se reduce de 71 minutos a 64. Y desde Bosques, de 52 a 45", explicaron voceros de la empresa.

Por el momento sucede lo siguiente: "En Ezeiza, que es de donde vengo yo todos los días hasta Constitución, todos nos subimos al primer tren que encontramos, además porque siempre tenés miedo de que algo falle. Si la formación está ahí, a punto de salir, me subo a cualquiera, sea directo o no. Por otra parte, a mí no me resulta fundamental tardar 7 minutos más o menos", relató otro usuario. En Alejandro Korn y Bosques sucede lo mismo.

¿Hay chances de que estos trenes directos hagan una parada en Temperley? En tanto los pasajeros se acostumbran a los cambios, no hay ninguna, dijeron en Trenes Argentinos Operaciones. Pero aseguran que agregaron 22 servicios diarios desde Burzaco.

Otro tema que causó revuelo entre los pasajeros, y también en redes sociales, es la reaparición de las formaciones Toshiba. Rudimentarias, sin climatización y con asientos viejos. En la operadora aseguraron que los trenes se encuentran en condiciones de circular y que son seguras. Explicaron que las necesitan porque desde el 10 de diciembre hay 23 nuevos servicios diarios con destino Bosques -vía Quilmes- y La Plata.

En conclusión: mientras los vecinos están obligados a lidiar con fuertes aumentos en el transporte público, se implementó un cronograma que los afecta negativamente. Quizá, en el futuro, el servicio mejore, pero hoy los usuarios no pueden ni aprovechar el respiro que da el verano, cuando baja la cantidad de pasajeros.

Fuente: Clarín