02/01/19

APR pone en marcha un programa de restauración biológica y ambiental en el área de la central térmica Matheu II


La empresa APR Energy pondrá en marcha un innovador programa de restauración biológica que contempla la instalación de casi 900 ejemplares de árboles, arbustos y gramíneas originarios de la región y tiene el doble objetivo de compatibilizar la producción de energía de la central térmica Matheu II con el entorno y reducir los efectos no deseados en materia visual, sonora y de impacto ambiental en la zona.

El programa –que fue diseñado por el equipo de profesionales de la consultora ambiental Grinc y que arrancará en el mes de enero--abarcará el desarrollo y la instalación de un conjunto de soluciones forestales que permitirán mejorar las condiciones de habitabilidad de los vecinos y mitigar el impacto derivado de la operación y funcionamiento de los equipos generadores.

Dirigida por Alberto Guidici, la consultora ambiental Grinc –que tiene una larga experiencia en la implementación de programas de conservación y restauración ecológica—elaboró para la usina Matheu II un proyecto específico que contempla la colocación de:

--Cortinas forestales con diferentes estratos de vegetación.

--Plantas trepadoras de especies nativas.

--Canteros centrales y laterales con árboles autóctonos.

--Paneles verdes de distintas dimensiones que además de cumplir una función ornamental servirán para reforzar la aislación acústica y térmica.

La iniciativa—que ya recibió la conformidad de las autoridades municipales de Pilar – tiene como eje fundamental armonizar la producción de energía con el entorno atemperando los impactos negativos concretos y mejorando la imagen del emprendimiento de cara a la percepción de la comunidad local.

La reducción el impacto visual de los equipos generadores permitirá mitigar la percepción negativa que tienen actualmente los habitantes al encontrarse con una estructura física que trastoca el paisaje rural y suburbano. Las cortinas forestales cubrirán gran parte de la visión de los generadores una vez que los árboles alcancen su estado adulto.

Por su parte, las pantallas, bosquecillos y cortinas forestales previstas en el proyecto servirán para aportar oxígeno, captar dióxido de carbono y frenar el movimiento de polvillos y elementos contaminantes, muchos de ellos generados por la misma RP 25 y su próxima ampliación.

Las acciones previstas en el programa apuntan a mejorar las condiciones de los pobladores del entorno, disminuir el impacto de las operaciones y reducir las emisiones concretas.

A su vez, con la restauración de la vegetación del lugar lo que se busca es sumar distintas especies de la fauna silvestre del lugar con el fin de generar un entorno del paisaje más atractivo.

Con respecto al tratamiento de insonoridad, la ubicación de las cortinas contiguas a los equipos emisores de sonido permitirá que la vegetación contribuya a disminuir radicalmente los efectos no deseados de ruido.

La cortina forestal que se instalará se compone de distintos niveles y estratos de vegetación. Esos niveles estarán dispuestos en hileras paralelas separadas estratégicamente y alcanzarán un ancho final de aproximadamente 3 metros.

La primera hilera o fila de plantación se propone a una distancia de 10 cm. del alambrado con arbustos que se dispondrán a 1 metro de separación entre uno y otro. A los 1,30 m. de la anterior hilera, se ubicará la segunda fila de plantación con árboles cada 2 m. de distancia uno del otro. A los 2,50 m. de la anterior, se localizará la tercera fila de plantación que también será de arbustos. Y por último, a 3 m. de la anterior fila se instalará la cuarta fila correspondiente a una pradera nativa.

En tanto, los muros o paneles verdes contarán con una tecnología especialmente diseñada para brindar distintos beneficios entre los que se destacan principalmente la aislación acústica y térmica.

El programa contempla la implementación de un sistema de paneles verdes en las áreas más emblemáticas del predio, con el fin de que junto con las cortinas forestales contribuyan a disminuir la contaminación visual y sonora del sitio.

Los paneles se componen de un esqueleto de malla metálica de 20 cm de espesor y una altura que varía entre los 2 y 4 metros. Y dentro de cada malla metálica se ubicarán capas aislantes de distintos materiales (como tela fieltro más aislante tipo polietileno expandido) para lograr un óptimo resultado en materia de aislación acústica y térmica.

Fuente: Transporte y Energía