05/12/18

Uber recargado: Bicicletas, delivery y aviones para la región

Nueva economía - revolución en el transporte: La plataforma empezó un plan de expansión de sus productos para América Latina; en la Argentina llevará su servicio de delivery a Mendoza


Uber se alzó con el servicio de Jump

Más allá de los conflictos que se generan en la ciudad de Buenos Aires , la plataforma Uber tiene un plan de expansión para Latinoamérica que incluye un modelo multimodal de medios de transporte que van desde bicicletas, monopatines, viajes compartidos, camiones y hasta vehículos aéreos. Para Argentina, las proyecciones de Uber van en dos direcciones: llegar a más localidades del interior y aprovechar al máximo el potencial de Mendoza , donde arribará un servicio de entrega de comida.

La plataforma de movilidad Uber ya está planificando su agenda para el 2019, que tiene como protagonista al mercado latinoamericano. El objetivo principal para la empresa es generar un modelo de negocios que incluya distintos productos para solucionar "la congestión, la cantidad de kilómetros transitados en auto y mejorar el tiempo", según explicó Andrew Salzberg, jefe de Políticas de Transporte desde las oficinas de la compañía en San Francisco.

Uno de esos productos son las bicicletas Jump, una startup de bicicletas eléctricas que compró Uber. Los vehículos cuentan con pedaleo asistido, que se bloquea al momento de terminar su uso.

Para utilizarla, la app localizará una estación cerca a la ubicación del usuario y se selecciona mediante un PIN para desbloquearla. El costo es de dos dólares por 30 minutos. La bicicleta cuenta con un motor eléctrico que ayuda a pedalear más rápido y tiene una batería que se recarga con energía solar.

Ryan Rzepecki, CEO de Jump, contó a LA NACION que la idea para el producto es "volverse global y ser parte de una plataforma multimodal".

Actualmente, Jump funciona en 10 ciudades en Estados Unidos y la proyección es incorporarse a Europa, Chile, Brasil y México. "México y San Pablo son la quinta y sexta ciudades más pobladas del mundo. Allí el 80% de la población vive en las ciudades. Las ciudades son grandes y tienen grandes problemas y desafíos para el transporte. Tenemos que ver cuál es el costo promedio que podemos cobrar y estar seguros de que el modelo que funcione", sostuvo Rzepecki.

Por otro lado, los monopatines o scooters funcionan con un código QR que se desbloquea con la aplicación de Uber. Para poner en marcha el vehículo, hay que impulsarse tres veces sobre el suelo y pisar el acelerador. Los scooters -también de Jump- funcionan en Santa Mónica y Austin (Estados Unidos).

Otra de las funcionalidades de Uber es la posibilidad de compartir viajes. El servicio se llama Pool y aquí la aplicación identifica usuarios que van de un punto A -o sus cercanías- a un punto B común, entonces, existe la posibilidad de buscar a cada pasajero o encontrar un punto de encuentro común para llegar al mismo destino. Esta opción permite abaratar los costos y reducir la cantidad de autos en viaje.

Neil Kamireddy, gerente de producto para Uber Pool, expuso que la funcionalidad está actualmente disponible en 16 ciudades de Estados Unidos. "La gente está muy emocionada con Latinoamérica. Es el futuro de nuestro negocio", reconoció el gerente de viajes compartidos.

Las siguientes dos propuestas de Uber son los camiones (Freight) y una suerte de helicópteros o pequeños aviones (Elevate). Para el transporte de carga, se puede administrar desde la plataforma el costo de envío y el trayecto del traslado. En tanto, los traslados aéreos aún no operan, pero comenzarán a funcionar primero a Los Ángeles y Dallas en 2023. Después el producto buscará aterrizar en Japón, Francia, Australia, India y Brasil.

Planes locales

En la Argentina, Uber tiene en mira a distintas localidades del interior del país y además, se sumará en Mendoza al sector gastronómico antes de fin de año. La compañía que ya opera en la ciudad cuyana, mantiene diálogos en al menos 10 distritos de Córdoba, Santa Fe y el noroeste argentino donde planifica comenzar sus operaciones.

"Hoy hay conversaciones que avanzan en distritos de Córdoba, Santa Fe y el noroeste. Además, hay proyectos de regulación en Puerto Iguazú, Rosario, provincia de Buenos Aires, Moreno, Córdoba, Jujuy", dijo Juan Labaqui, gerente de Comunicación del Cono Sur de Uber.

El caso emblemático de la Argentina para Uber es Mendoza, donde se pondrá en funcionamiento Uber Eats, que permitirá pedir comida a través de la aplicación con restaurantes adheridos y repartidores de la empresa.

Este producto no es nuevo: ya está activa en 250 ciudades del mundo. Para la puesta en marcha de esta funcionalidad, se podrían sumar cuatro modalidades para los repartidores o " couriers": a pie, en bicicleta, en moto o en auto, según la distancia a recorrer.

La incorporación de las cuatro opciones dependerá de la demanda local y las necesidades de consumidores, repartidores y locales. El plan es competir en el segmento con otras apps del estilo, como Rappi, Glovo o PedidosYa.

Además, la compañía brindará a los establecimientos gastronómicos una tableta donde podrá cargar su stock disponible de comidas. El target proyectado de tiempo de entrega será de 30 minutos.

Actualmente, según la empresa, hay aproximadamente un millón de usuarios activos de Uber y los choferes superan los 55.000 en el área metropolitana de Buenos Aires. Uber comenzó a operar en Argentina en abril de 2016 y las tasas de crecimiento más alto son en Mataderos, Lugano y Soldati; mientras que en la provincia de Buenos Aires, en La Matanza.

Fuente: La Nación