17/12/18

Quita de subsidios: varias provincias analizan subas en el transporte


En San Salvador de Jujuy, el boleto está subsidiado Crédito: Javier Corbalán

La decisión del gobierno nacional de traspasar los aportes que reciben las empresas podría derivar en un nuevo aumento en las tarifas del transporte

Poco a poco, la Nación da forma al traspaso de los subsidios al transporte que desde el 1º de enero pagarán las provincias. Y los posibles efectos están cerca.

No son pocos los gobiernos provinciales que piensan que una parte del monto que ahora deberán afrontar con sus recursos tendrá que ser aportada por el usuario. Dicho de otra forma; en algunas jurisdicciones, se esperan aumentos en los boletos de los colectivos .

Las provincias más pobladas son las que tendrán los mayores problemas para hacer frente a los cargos.

Durante la semana se publicaron varias normas regulatorias como para dar forma al proceso. Una de las más importantes es la que establece los costos del sistema proyectado para enero próximo. Y allí las provincias tomaron real dimensión del verdadero monto del subsidio.

Según estos cálculos, los colectivos que solo circulan por la ciudad de Buenos Aires, que no traspasan la General Paz en sus recorridos, tienen un costo total de 79,64 pesos por cada kilómetro que recorren. En ese tramo, según estos cálculos de una empresa tipo que sirven de base a todo el sistema de subsidios, suben 3,08 pasajeros.

La pregunta es, entonces, cuánto se recauda por esos boletos que se cortan en esos 1000 metros. La respuesta la tiene esa resolución que ahora es analizada en detalle en las provincias. La tarifa media que paga cada pasajero es de 9,37 pesos, es decir, entre los tres que suben por kilómetro aportan al sistema 28,85 pesos.

¿Qué indican estos números? En la ciudad de Buenos Aires, por caso, por cada kilómetro que recorre un colectivo gasta 79,64 pesos. De ese monto, 28,85 pesos los aportan los pasajeros. El resto es cubierto con los subsidios.

Impacto federal

La gran mayoría de las provincias, y la Ciudad, claro está, siempre estuvieron alejadas de la discusión sobre la conveniencia de que haya más o menos colectivos.

Tanto no importaba, ya que el aporte por los kilómetros recorridos sin utilidad era solventado por la Nación. Desde 2002, cuando se implementó el sistema de subsidios al transporte urbano en el medio de la crisis que desató la traumática salida de la convertibilidad, la diferencia entre la recaudación y el costo la pagaba el Tesoro nacional.

Los números porteños no son iguales en todo el país. Los colectivos que cruzan la General Paz tienen un costo de 66,55 pesos y recaudan 22,07. Por lo tanto, el subsidio para estas es de 44,47 pesos por kilómetro. Las municipales gastan por cada 1000 metros 67,69 pesos, cobran boletos por 26,84 y requieren 40,27 pesos de subsidios por cada 10 cuadras.

Otra de las novedades reglamentarias que se conocieron estos días es un modelo de acta acuerdo entre la Nación y cada una de las provincias. Si los distritos se comprometen a aportar el 50% del monto total del subsidio, el Estado nacional pagará el resto.

"La provincia se compromete a efectivizar durante cada período mensual la transferencia a cada uno de los municipios de su jurisdicción como mínimo un monto igual al cincuenta por ciento (50%) de la participación de cada uno de ellos respecto de la suma de acreencias liquidadas por el Estado nacional", dice la parte más importante de la norma.

Allí se especifica que será el Estado nacional el encargado de liquidar las compensaciones, y la participación será en partes iguales entre la administración central y la provincial.

Las más afectadas

Claramente, las provincias más pobladas son las que tienen mayores problemas para afrontar los cargos.

La ciudad de Buenos Aires ya anunció que solventará el costo del sistema, mientras que otras lo harán parcialmente y pedirán algo al usuario a través de la tarifa. "Nosotros no podemos poner todo el dinero. Tendremos que sacar bien las cuentas y ver qué porción pagamos y cuánto trasladamos a la tarifa . Está claro que no será todo, ya que deberíamos al menos duplicar el boleto, y eso no va a pasar", dijo el gobernador de una de las provincias más grandes en diálogo con LA NACION.

El problema que tienen no solo es el transporte urbano, sino también el interprovincial.

Distritos como Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires están afectados presupuestariamente por una enorme porción de subsidios que se llevan las empresas que unen los pueblos, y que, claramente, son parte del entramado social y productivo de las provincias.

Productividad

Hasta ahora, y salvo algunas pocas excepciones, como Santa Fe, Córdoba y Misiones, que tiene un sistema integrado en la ciudad de Posadas, pocos distritos se han preocupado por estudiar la productividad del sistema.

Ni siquiera la ciudad de Buenos Aires, que acumula colectivos en algunas zonas mientras que en otras, a las que mucha gente y empresas se han mudado, apenas tiene alguna que otra línea.

El trazado de las líneas porteñas tiene más de 70 años y ningún gobierno puso sobre la mesa la necesidad de modificar algunos recorridos en función de los movimientos de una ciudad que ha sufrido grandes cambios en los últimos años.

Lo mismo ocurre en decenas de ciudades del interior, donde las nuevas urbanizaciones suelen estar relativamente de espaldas al transporte público. Los kilómetros ociosos se acumulan. Ahora, cada uno de ellos será solventado por el propio distrito. Es posible que, de ahora en más, la necesidad, finalmente, genere los cambios.

Números que no cierran

50% - Aporte reducido: Es el porcentaje que se comprometió a pagar el Estado nacional en el subsidio al transporte, siempre y cuando las provincias se hagan cargo de la otra mitad

$79,64 - Costo: Es el costo en pesos que tiene el kilómetro que recorre cada colectivo en la ciudad de Buenos Aires. Del otro lado de la General Paz, el costo se reduce y en promedio el kilómetro se ubica en 66,55 pesos

$28,85 - Recaudación: Son los pesos que en promedio aportan los pasajeros porteños por cada kilómetro, a razón de 3,08 usuarios por unidad, lo que implica un déficit de más de 50 pesos

Fuente: La Nación