06/12/18

Luz verde para licitar la exploración de 38 bloques offshore

En su conjunto, las áreas abarcan una superficie de 225.000 kilómetros cuadrados. Dieciocho de ellas pertenecen a la Cuenca Malvinas Oeste, mientras que 14 se encuentran en la Cuenca Argentina y seis forman parte de la Cuenca Austral.


Con la doble intención de poner en valor las riquezas hidrocarburíferas del Mar Argentino y de diversificar las inversiones exploratorias, que en estos momentos se concentran casi exclusivamente en los recursos no convencionales de Vaca Muerta, el Gobierno tiene todo listo para convocar a una licitación pública, nacional e internacional, orientada a la exploración de 38 bloques offshore.Concebida a largo plazo, la propuesta de la Secretaría de Energía que conduce Javier Iguacel incluye 18 áreas de la Cuenca Malvinas Oeste, que alcanza una extensión de 90.000 kilómetros cuadrados (km²); 14 de la Cuenca Argentina, que posee unos 130.000 km²; y seis de la Cuenca Austral, que suma otros 5.000 km². En total, estos bloques representan una superficie de aproximadamente 225.000 km².

Debe recordarse que en el pasado mes de mayo el por entonces Ministerio de Energía y Minería de la Nación publicó en el Boletín Oficial la Resolución 197/2018, a través de la cual quedó actualizado el reglamento para otorgar permisos de reconocimiento superficial en busca de hidrocarburos en áreas offshore. Inicialmente se esperaba que una primera licitación tuviera lugar en julio, mientras que la segunda ronda licitatoria estaba prevista para el año que viene. Todo eso cambió, sin embargo, con la salida del Ministerio de Juan José Aranguren.

En mayo se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 197/2018, a través de la cual quedó actualizado el reglamento para otorgar permisos de reconocimiento superficial en busca de hidrocarburos en áreas offshore.

Ahora, la idea de Iguacel es reactivar el proyecto mediante la inminente publicación de una nueva resolución que fijará los términos y las condiciones específicas de la convocatoria a las empresas. En base a lo establecido hasta el momento, el plazo de vigencia de los permisos de reconocimiento superficial no excederá los cuatro años, más allá de contemplar la posibilidad de ampliar ese lapso cuatro años más. A priori, las compañías interesadas en participar de la primera licitación no estarán obligadas a iniciar tareas de perforación. Recién deberían seguir forzosamente esos pasos si solicitaran y consiguieran una extensión del permiso concedido.

Oportunidad única

En su momento, Aranguren conversó con este medio sobre la posibilidad de contratar a una consultora especializada para llevar a cabo el data room y confeccionar los pliegos de la licitación offshore. “Se trata de una oportunidad única para la atracción de inversiones al país, y uno de los proyectos más importantes que tiene la Argentina a fin de extender su horizonte de reservas de gas y petróleo”, destacó el exministro.

Las compañías interesadas en participar de la primera licitación no estarán obligadas a iniciar tareas de perforación. Recién deberían seguir esos pasos si solicitaran y consiguieran una extensión del permiso concedido.

Seleccionada a través de un concurso público, la consultora encargada de los pliegos daría el apoyo al Ministerio de Energía en la realización de la Sala de Datos virtual y del sitio web de la convocatoria. “Lo que buscamos no es otra cosa más que facilitar a los potenciales permisionarios la evaluación de las áreas a licitar”, explicó.

En ese sentido, remarcó que el Banco de Datos de Hidrocarburos cuenta con una importante cantidad de información de prospecciones sísmicas y pozos relacionados con las áreas offshore. “Estos datos pueden conseguirse gratuitamente vía mail”, aseguró.

Proyecciones truncas

De acuerdo con Aranguren, una vez abierto el sector hidrocarburífero offshore a la entrada de capitales, el Gobierno planificaba recibir las ofertas de las petroleras en el mes de noviembre. Así, de no mediar inconvenientes, las autoridades podrían adjudicar los permisos exploratorios antes de que concluyera este año.

“Esta primera etapa será seguida en 2019 por una segunda ronda licitatoria, en la cual quedará incorporada la Cuenca Argentina Sur, que ocupa una superficie de aproximadamente 120.000 km². Esperamos que muchas empresas nos acompañen en el desarrollo de este rubro que puede desempeñar un rol clave en el futuro del país”, proyectó Aranguren hace apenas unos meses, cuando nada hacía pensar que abandonaría el Ministerio de Energía, y mucho menos que dicha cartera se separaría del área minera y retornaría a su viejo rango de Secretaría. ©

Fuente: Revista Petroquímica