28/12/18

Los aumentos en Transporte, un intento por recortar una cuenta de subsidios de 100.000 millones

Subas de 200% en 14 meses, para disminuir las subvenciones estatales y acompañar la inflación 2018-2019. Enojo en algunas provincias.


Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación. Silvana Boemo

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció subas en los precios de los boletos de colectivos, trenes y subtes. Serán del 40% en promedio. De esta forma, el importe que pagan los usuarios de los transportes se triplicará en un rango de 14 meses. Eso también aplica para subtes y, en menor medida, para trenes.

Un boleto mínimo de colectivo costaba $ 6 en enero de 2018. Desde el 12 de marzo de 2018, su valor será de $ 18. En 14 meses (enero 2018-marzo 2019), el precio del principal medio de transporte que utilizan los porteños y bonaerenses llegará a un 200% de incremento. La red SUBE -que genera descuentos para segundos y terceros viajes- permite morigerar ese impacto.

El ministerio de Transporte consumió subsidios por $ 90.000 millones hasta noviembre y es probable que supere la barrera de los $ 100.000 millones hacia diciembre. Eso se modificará desde el año que viene. "Las provincias van a tener total autonomía para decidir (la asignación de subsidios)", se deslindó Dietrich.

Las tarifas serán decididas por el Gobierno nacional para los colectivos que hagan un recorrido "interjurisdiccional", como los que van de la ciudad de Buenos Aires a la provincia y viceversa.

En el nuevo esquema tarifario, el subte porteño también casi triplicará los valores que tenía en enero de este año. Arrancó en $ 7,50. Con la previsión de marzo, llegará a $ 19, mientras que en abril estará en $ 21.

Los micros que circulan solo dentro de la provincia de Buenos Aires pasarán a recibir subsidios de la gobernación por $ 25.000 millones. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, a los $ 3.800 millones actuales de subvenciones al transporte se le añadirán $ 4.500 millones. Habrá una agencia de transporte que comprenderá a la ciudad, la provincia de Buenos Aires y el Gobierno nacional, que sincronizará las tarifas de todos los distritos.

Aún con estos aumentos, cerca del 60% de los costos del sistema de transporte de colectivos sigue estando subsidiado por el Estado. En el caso de los trenes, la subvención estatal es del 90%. En subtes, el gobierño porteño logró que la relación entre lo que paga el Estado y lo que desembolsan los usuarios sea más pareja.

La suba será de $ 2 en enero para los colectivos, más otro $ 1,50 en febrero y un $ 1,50 en marzo. En el caso de los trenes, las líneas Mitre, Sarmiento y San Martín costarán $ 1,25 más en enero, otro $ 1,25 en febrero y $ 1 en marzo. En enero de 2018, esos pasajes salían $ 5,50, mientras que en marzo se ubicarán en $ 12,25 para los que hacen menos recorrido. Para los mayores tramos, la suba llega a $ 18,50.

Manuela López Menendez, secretaria de Obras de Transporte, estimó que la reducción de subsidios del Estado nacional rondará los $ 45.000 millones. Dietrich anunció también la creación de un fondo de $ 6.500 millones, que actuará como compensador para sostener el sistema de transporte en todo el país.

Dietrich mencionó que el tema tarifario se conversó con los intendentes de Córdoba y Santa Fe. En conversaciones "off the record", varios gobernadores manifestaron su disconformidad por el nuevo esquema y creen que tendrán que poner boletos de colectivos a más de $ 20 para tener sus cuentas en orden.

Con estas correcciones, el Gobierno busca cubrir la inflación de este año -que no bajará del 45%- y la prevista para el año que viene, que el Poder Ejecutivo estimó en 23%.

El nuevo esquema tarifario contempla las paritarias de 2019 y los costos del gasoil. Este combustible es subsidiado por el Estado nacional hacia las líneas de colectivos, para que no trasladen su incremento a los pasajeros.

Dietrich le explicó a Clarín que los subsidios tuvieron una disparada mayor de lo esperada por la suba del precio del petróleo, lo que representó unos US$ 100 millones adicionales solo para Aerolíneas Argentinas.

Fuente: Clarín