26/12/18

Energía: en un año se pasó de la escasez a la abundancia, con alertas

Las tarifas energéticas se abarataron en dólares por la devaluación


Con un cambio de ministro en la mitad de año (de Juan José Aranguren a Javier Iguacel) y la degradación del Ministerio a Secretaría de Gobierno, dependiente del Palacio de Hacienda, en estos doce meses en el sector energético se pasó de una situación de escasez a la abundancia de producción de gas y generación eléctrica por el lado de la oferta, que junto a una fuerte baja en la demanda, por el efecto de los aumentos de tarifas, generaron una caída en los precios de los energéticos.

Las tarifas, a su vez, no reflejaron el impacto completo de la devaluación, con lo que, aunque continuó el sendero de incrementos por encima de la inflación y de las subas salariales, se abarataron medidas en dólares.

En un repaso de lo que pasó en materia de precios y tarifas de la energía en este año, se puede decir que la nafta súper de YPF, que es la más consumida por los automovilistas, aumentó 64,2% a lo largo del año. Arrancó en $ 22,66 por litro o u$s 1,20 (a un tipo de cambio de $ 18,90 por dólar) y está por estos días en $ 37,21 o u$s 0,95 (a $ 38,90 por dólar). Es decir, que su precio en dólares se redujo casi un 21%.

Aunque los ajustes se hicieron sentir, las petroleras perdieron unos u$s 1000 millones (según cuentan) por el negocio de vender naftas y gasoil a un precio más bajo del que correspondía, cuando aumentaban tanto el dólar como el petróleo. En el peor momento, los precios en el surtidor estaban un 30% retrasados. Ahora, en cambio, las empresas aprovechan para recuperar pérdidas.

Por otra parte, dos escándalos vinculados con las tarifas sacudieron a la política en este 2018, ambos por los aumentos del gas natural.

En abril, el radicalismo alertó que la suba del gas para el invierno configuraría una suma muy difícil de pagar para los hogares; en octubre, la compensación de $ 21.000 millones a las petroleras por la devaluación, algo que estaba previsto en el marco normativo generó otro conflicto interno, que se saldó con la decisión del Gobierno de absorber ese costo, en vez de trasladarlo a los usuarios.

Con todo, las distribuidoras de gas desistieron de juicios por u$s 3400 millones y esperan que no les cambien las reglas.

En tanto, Vaca Muerta y la producción no convencional de gas arrancó gracias a la producción de Tecpetrol y CGC. En octubre (último dato disponible), la producción de gas creció un 7% interanual hasta los 132 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d),

El ex secretario de Energía Daniel Montamat planteó que la situación generó "una baja en los precios del mercado interno de los u$s 4,3 /MMBTU, y llegó a estar incluso por debajo de los u$s 3 /MMBTU en boca de pozo en sus valores mínimos en la licitación de septiembre, por lo cual si no se piensa en un mercado fronteras afuera, el desarrollo de Vaca Muerta puede verse demorado".

Es así que se rehabilitaron las exportaciones a Chile, y ya hay 26 pedidos de ventas al país trasandino, algunos aun sin permiso.

Fuente: El Cronista