19/12/18

El Gobierno busca inversores para Aguada del Chañar

Hoy está en manos de Ieasa. Fue una de las primeras áreas donde se hizo un pozo no convencional en los inicios de Vaca Muerta.


El gobierno nacional licitará antes de fin de mes el área Aguada del Chañar, sobre la formación Vaca Muerta, de la única en manos de su propiedad: hoy le pertenece a Ieasa, la sucesora de Enarsa, una empresa que estuvo asociada con Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) en uno de los primeros desarrollos de gas no convencional de la formación neuquina.

“Antes de fin de mes hacemos una licitación Aguada del Chañar”, confirmó a La Mañana de Neuquén, Daniel Dreizzen, secretario de planeamiento de la Secretaría de Energía de la Nación.

Explicó que durante la última gira a Houston fue una de las áreas que se propuso a los inversores, al igual que otro medio centenar que están en manos de GyP, que formó parte de la comitiva oficial.

La empresa neuquina y la antecesora de Ieasa fueron socias en un proyecto que en su pico máximo de producción implicaba unos 250 mil metros cúbicos diarios de gas.

El área que ofrecerá el gobierno nacional, de un total de 14.000 acres, está ubicada cerca de La Amarga Chica, donde YPF y Petronas acaba de anunciar un desarrollo masivo que implicará una inversión de 2000 millones de dólares.

“Se trata de una gran oportunidad de inversión en un área que es 100% concesión de Ieasa, otorgada por la provincia de Neuquén el 5 de octubre por los próximos 35 años”, había dicho en noviembre pasado del secretario de Energía, Javier Iguacel, durante la última gira en Houston.

En octubre de 2012 tuvo lugar la primera perforación en el bloque. Entonces estaba previsto que en 2013 se harían siete nuevos pozos, pero finalmente las dos empresas que habían integrado una UTE no avanzaron con el proyecto.

Pese a que las expectativas en los primeros pozos eran que el bloque pudiera llegar a producir hasta un millón de metros cúbicos diarios de gas, lo cierto es que variables como la necesidad de infraestructura, entre otros factores, en un contexto de inestabilidad de precios, postergaron su desarrollo que en un primer momento generó mucha expectativa.

Inicialmente, Enarsa invirtió en el área unos 140 millones de dólares.

Fuente: La Mañana de Neuquén