04/12/18

Aerolíneas Argentinas deja en suspenso las sanciones a 376 empleados y admite una deuda paritaria

El presidente de la compañía aérea estuvo reunido este lunes con los seis gremios aeronáuticos.


Aerolíneas Argentinas deja en stand by las suspensiones de 376 empleados que fueron sancionados por parar el 8 de noviembre pasado.

En una sala de reuniones ubicada en el sexto piso del Aeroparque y con una extraordinaria vista al Río de la Plata, las autoridades de Aerolíneas Argentinas y los gremios aeronáuticos lograron este lunes retomar las negociaciones luego de las seis medidas de fuerza que afectaron a la compañía en el último mes.

Con la mira en mantener la “paz social”, la empresa aceptó dejar en stand by las suspensiones a 376 empleados -aún no se habían efectivizado- y también negociar parte de la deuda salarial que reclaman los sindicatos.

"Aceptamos suspender la aplicación de las sanciones a quienes participaron de la medida de fuerza del 8 de noviembre. Ahora, esto será mientras no haya nuevas medidas de fuerza”, dijo Luis Malvido, presidente de Aerolíneas Argentinas. Y agregó: “En los próximos días, además de hacer una propuesta por la diferencia respecto a la paritaria pasada, también haremos una propuesta por la paritaria próxima”.

Los capos de los 6 gremios aeronáuticos se reunieron este lunes, durante tres horas, con Malvido y otras autoridades de la compañía. La reunión fue tranquila: desde afuera de la sala de reuniones que Aerolíneas tiene en el sexto piso del Aeroparque no se escuchó que nadie levantara la voz. En uno de sus extremos, la sala tiene una placa de bronce que los trabajadores le regalaron a Juan Domingo Perón, en 1973. Malvido y los suyos se sentaron con vista al río; los gremios, de espalda.

Sobre por qué se decidió no aplicar las suspensiones, en la empresa dijeron: "Sería de mal gusto efectivizarlas mientras se negocia". Las sanciones habían sido aplicadas a raíz del paro del 8 de noviembre , que provocó la cancelación de 258 vuelos y afectó a 30.000 pasajeros.

En la mesa de negociaciones, Aerolíneas reconoció por primera vez a los sindicatos que existe una deuda paritaria. Según los gremios, en octubre el personal debería haber cobrado una suba del 6,5% (ese fue el índice de inflación de septiembre), algo que hasta ahora la empresa desconocía.

La compañía insiste que septiembre de este año no entra en la paritaria, pero admite que la redacción del acuerdo permite más de una lectura. Mientras los gremios sostienen que la paritaria tuvo vigencia entre octubre de 2017 y septiembre de 2018, Aerolíneas interpretaría que su período fue septiembre 2017-agosto de 2018.

Así, analizan como propuesta ofrecer una suba para compensar la inflación de septiembre del año pasado (fue del 1,9%). En los gremios ya hacen cuentas sobre el impacto que tendría esa suba de ser retroactiva.

Aerolíneas pretende cerrar un único acuerdo que contemple la diferencia salarial pasada y la nueva paritaria, con subas escalonadas. Lo ideal para la empresa sería que el nuevo acuerdo dure 6 meses (la Casa Rosada rechaza paritarias que no sean anuales).

“También queremos sentarnos a conversar sobre la competitividad, en cómo hacer que la empresa sea más competitiva”, apuntó Malvido.

Fuente: Clarín