05/11/18

Royal Class, de vuelos ejecutivos

Una línea aérea le va a hacer juicio al Gobierno

Le aprobaron 10 rutas, pero la ANAC le tiene frenada la autorización. Dudas por el uso de un hangar en Aeroparque.


Guillermo Dietrich, ministro de Transporte

Un conflicto hasta ahora inédito entre el gobierno de Mauricio Macri y una línea aérea está a un paso de llegar a la Justicia: se trata del reclamo de la línea de vuelos ejecutivos Royal Class, que a pesar de haber contado con el visto bueno para transformarse en una aerolínea comercial de pasajeros, con rutas regulares de cabotaje, tiene su autorización frenada en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). "Estamos a un paso de presentar una medida cautelar, para que decida la Justicia", dijo el responsable de la compañía, Miguel Livi.

Royal Class era la aerolínea privada de Alfredo Yabrán, el empresario postal que se suicidó en mayo de 1998, cuando la Justicia había librado orden de captura en su contra, acusándolo de haber instigado el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas. La aerolínea había pasado a manos de Pablo Yabrán quien, en 2008, contrató a Livi como gerente. Según cuenta, en 2013 Yabrán y otros accionistas le ofrecieron la venta de marca (sin aviones) y el hangar que la empresa tiene en Aeroparque. Ese hangar es, precisamente, uno de los ejes del conflicto que hoy la empresa tiene con el Gobierno.

La empresa se presentó a la segunda audiencia pública para el otorgamiento de rutas aéreas, en septiembre del año pasado. Pidió 10 rutas para volar con aviones Falcon, de 20 pasajeros, a destinos como Tandil, Villa Mercedes (San Luis), Sunchales (Santa Fe) y Resistencia (Chaco). "La idea no es competir contra Aerolíneas volando por 300 pesos a Mendoza, sino ir a esos destinos donde las demás no llegan. La gente de la Cámara de Comercio de Sunchales nos dijo que nos compraban paquetes de pasajes, en todas esas ciudades mostraron un enorme interés", dijo Livi a Clarín. "Pero a pesar de que nuestro pedido contó con la recomendación de la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JURCA) y presentamos en tiempo y forma los contratos de leasing de las aeronaves, tres turbohélices de 20 pasajeros Falcon 900, nuestro pedido se frenó y desde entonces no tuvimos respuesta".

En el ministerio de Transporte, que encabeza Guillermo Dietrich, sus voceros admitieron que el pedido de Royal Class "está llevando más tiempo, porque hay antecedentes de que la empresa ha presentado documentación insuficiente el año pasado, y con irregularidad en los plazos que se hicieron los pedidos".

Sin embargo, fuentes del mercado agregaron un dato que los voceros del Gobierno no desmintieron. "Lo que no les cierra en la ANAC es el modelo de negocio que busca Royal Class. Tienen un hangar para ellos en Aeroparque y sólo dos aviones propios. Usan el hangar como estacionamiento para otros aviones, desde aeronaves de YPF hasta de compañías de ART", dijeron.

Livi dio a entender que en el freno a Royal para salir a hacer vuelos regulares está la designación de Tomás Insausti como nuevo titular de la ANAC, a comienzos de año. "En la ANAC todo cambió cuando se fue (Juan) Irigoin", dijo el empresario.

Fuente: Clarín