28/11/18

Multan por $ 460 millones a Edesur y Edenor por cortes e incumplimientos

Es por deficiencias en el servicio entre febrero y julio de este año. Edesur deberá pagar más que Edenor.


Edesur tuvo un error de 42% en las estimaciones de las facturas y tuvo que devolver plata. Foto: Néstor García.

El ente regulador Enre, que supervisa las concesiones eléctricas de Buenos Aires y el conurbano, impuso sanciones por $ 460 millones a Edesur y Edenor. En el caso de la distribuidora de la zona sur y centro, deberá pagar $ 290 millones, mientras que Edenor afrontará una penalidad de $ 170 millones.

Todo corresponde al semestre que va entre febrero de 2018 y julio de 2018.

Ambas distribuidoras estuvieron por debajo de lo esperado en "calidad de servicio técnico", según el Enre. Sin embargo, la multa más abultada es para Edesur, por deficiencias en la calidad de servicio comercial. Allí, a esa distribuidora la multaron con $ 178 millones. A Edenor le cargaron $ 9 millones en ese apartado.

En el Enre venían notando que la cantidad de personas que se quejaban por la facturación de Edesur era muy superior a las que efectuaban ese reclamo en el caso de Edenor. Clarín observó esa situación. Los números del Enre lo cristalizan: durante 2018, Edesur realizó estimaciones de consumo en alrededor de 1,1 millón de facturaciones. En el 42% de los casos (462.000 clientes) tuvo que realizar bonificaciones. Por esa razón, recibió una multa de $ 158 millones. Junto a otras deficiencias en la atención comercial, Edesur acumula infracciones por $ 178 millones. En los hechos, los usuarios reciben las compensaciones por esa suma.

En el Enre aclararon que esa multa no puede ser recurrida, es decir que los clientes deben recibir la bonificación, es un proceso automático.

Edenor fue menos sancionada en ese rubro: tuvo 111.000 estimaciones, con 11.000 usuarios que tuvieron bonificaciones, que suman $ 9 millones.

"Nos gustaría poder implementar la tecnología que usamos en otros países del mundo, como los medidores inteligentes con los cuales lograríamos mayores eficiencias, pero lamentablemente todavía tenemos una regulación que no se a actualizado", explicó Edesur frente a la sanción del Enre.

Edenor, si se descuentan "interrupciones que las empresas invocan que se han originado en causales de caso fortuito o fuerza mayor", tuvo una frecuencia media de interrupciones de 3,57 veces en el semestre, "cifra inferior al parámetro de 4,53 veces considerado en la mencionada Revisión Tarifaria Integral", según el Enre. La duración total de interrupción semestral –13,35 horas– también figura por debajo del objetivo de 14,40 horas.

Pero, si se toman en cuenta la totalidad de las interrupciones (incluyendo las fortuitas), la frecuencia media de interrupción por usuario fue de 3,99 veces en el semestre, y la duración total de interrupción fue de 14,65 horas. Ahí, el resultado está por encima de lo permitido y por eso Edenor recibió una sanción de $ 154 millones.

Por el lado de Edesur, descontando las interrupciones por casos fortuitos o fuerza mayor, la frecuencia media de interrupción por usuario en el semestre fue de 3,79 veces, cifra superior al parámetro de 3,10 veces. "La duración total de interrupción semestral –14,18 horas– figura por debajo del objetivo considerado en la RTI: 16,49 horas", agrega el Enre. En base a esa medición, la sanciona con $ 105 millones.

"Considerando la totalidad de interrupciones ocurridas en el semestre, la frecuencia media de interrupción por usuario fue de 4,15 veces en el semestre, y la duración total de interrupción en el semestre fue de 14,41 horas". Es por encima del límite contemplado, aclara el Enre.

"Esta regulación, tampoco ha logrado resolver, las obras que no fueron ejecutadas por algunos municipios y que está distribuidora se ofreció a realizar ya que impactan negativamente sobre la calidad de servicio", también refutó Edesur en declaraciones a Clarín.

En cuanto a la calidad del producto "técnico", las multas son de $ 13,4 millones. Casi $ 7 millones para Edesur y $ 6,4 millones para Edenor.

Fuente: Clarín