12/11/18

Marketing en recesión: petroleras suben menos pero ganan más

Como sus competidoras suben más los precios, la petrolera estatal sumó participación de mercado aún en la crisis


La devaluación que se desató a fines de abril y tuvo su pico máximo en los últimos días de agosto generó, mediante el efecto recesivo, que la petrolera estatal YPF ganara participación en el mercado de venta al público de combustibles frente a sus competidoras, Shell y Axion.

Fue después de que en septiembre la demanda de naftas en las estaciones de servicio cayera en su conjunto un 5,7%, motorizada por una fenomenal baja en los productos premium (grado 3, de mayor octanaje y más costosos).

De esta manera se explica por qué el fin de semana anterior YPF aumentó sus combustibles menos que el resto (2% en promedio contra 4,5% y 5%). Así también fue como el último sábado Axion tuvo que bajar sus precios, porque había quedado hasta $ 2 por litro por encima de la empresa estatal.

"Quedamos un poco desfasados y tuvimos que bajar de acuerdo con la situación de nuestros competidores. En la Capital federal, sólo movimos los diesel, y en otros puntos del país también las naftas, según nuestra estrategia comercial", respondieron desde la refinadora de Pan American Energy Group. La retracción fue de hasta $ 0,90 por litro para el gasoil premium: de $ 42,07 a $ 41,17.

Como se especula que el Gobierno utiliza a YPF para contener la inflación por su poder en el mercado, la jugada de la empresa estatal rindió frutos.

Asimismo, después de que la Secretaría de Energía publique los precios regulados del biodiesel y el bioetanol para el corte obligatorio en gasoil y naftas en las plantas refinadoras (se espera que los incrementos lleguen hasta 15,7%), habría otra ronda de subas de los combustibles.

Frente a los últimos datos disponibles en la web de la Secretaría de Energía, hasta septiembre de 2018, entre las tres refinadoras más importantes del país concentran la venta del 90% de naftas y gasoil en las estaciones de servicio.

Ese mes, YPF tuvo un 56,3% de market share, Shell un 19,8% y Axion un 14%. En las variedades premium (grado 3) de gasoil y naftas, la petrolera estatal puntea con un 61% y 62,1%, respectivamente, mientras que la angloholandesa se despega de la dominada por el grupo Bridas: 21,9% contra 11,3% en gasoil y 24,5% contra 9,7% en nafta.

En tanto, en las variedades súper (grado 2), YPF lidera con menor participación: 52,5% en gasoil y 55,5% en nafta, a la vez que se achica la brecha entre Shell y Axion: 17,8% vs 14,4% en gasoil y 18,9% vs 16,1% en nafta.

En el mes en que la inflación alcanzó un 6,5% mensual, se observó un crecimiento de casi 3 puntos porcentuales interanuales en la participación de mercado de YPF, una bajada de casi 1 punto porcentual para Shell y una mejora 1,5 puntos para Axion. La angloholandesa suele tener los precios unos centavos más altos que sus competidores y eso le empieza a bajar la demanda.

Las ventas al público de gasoil súper en estas todas las estaciones de servicio con marca del país se retrajeron un 7,8% interanual; las de gasoil premium un 7,4%; las de nafta premium un 27,5%; mientras que las de nafta súper avanzaron un 5%, por reemplazo de los combustibles más caros.

Siempre según los datos publicados por Energía, YPF aprovechó este contexto y mostró números mucho mejores que sus principales competidores. Es que sus ventas de gasoil súper aumentaron un 1,8% interanual en septiembre; en gasoil premium cayó solo 2,6%; en nafta súper incrementó un 10,3%; y en nafta premium bajó un 26,4%.

Aunque para tener datos más precisos se necesita comparar los doce meses de 2017 contra el mismo periodo de 2018 (números que llegarán recién en febrero de 2019), la nueva estrategia comercial de YPF de contener sus aumentos y esperar que su competencia tome la iniciativa parece estar resultando bien.

Anteriormente, la petrolera estatal era la primera en comunicar sus aumentos, mientras que Shell y Axion esperaban para sentirse cobijadas con la protección de la empresa que domina el 55% del mercado, ahora en ascenso.

Fuente: El Cronista