27/11/18

General Motors confirmó su inversión en Rosario

Es para un nuevo modelo, que será lanzado en 2020. También ratificó que seguirá fabricando el Cruze


Una de las plantas que GM cerrará en Estados Unidos en Warren, Ohio. REUTERS/Alan Freed

Voceros de General Motors de Argentina aseguraron que la inversión de US$ 300 millones para lanzar un nuevo vehículo en su planta de Rosario no tendrá alteracionespesea los anuncios de su casa matriz, que resolvió cerrar tres de sus fábricas en EEUU y Canadá.

La CEO mundial de GM, Mary Barra, anunció el lunes el cierre de sus plantas de Lordstown (Ohio, EEUU), Detroit (Michigan, EEUU) y Oshawa (Ontario, Canadá) así como el despido del 15% de su personal a partir de 2019.

Un dato no menor es que la casa matriz de GM resolvió dejar de producir una serie de modelos que se producen en esas tres fábricas: según el sitio especializado Argentina Autoblog, allí se producen los modelos Volt, Impala, Cadillac CT6, Buick LaCrosse, Cadillac XTS y el Cruze. Según el comunicado de Barra, esos autos serán reemplazados por una nueva familia de SUVs y de vehículos eléctricos.

Uno de los modelos que se discontinuará en el Hemisferio Norte, el Cruze, es el que precisamente se produce en la Argentina: es el único modelo que sale de la fábrica de la localidad de General Alvear, ubicada en las afueras de Rosario.

La baja demanda del Cruze desde Brasil, sumada a la caída de las ventas locales en la Argentina, llevaron a General Motors a suspender de manera rotativa la totalidad de su personal, una medida que consensuó con el gremio de los mecánicos (Smata) hasta febrero próximo. Sin embargo, los voceros aseguraron que la producción del Cruze argentino está asegurada: “Estamos esperando que en Brasil asuma el nuevo gobierno para ver cómo reacciona el mercado. Las expectativas de poder exportar más unidades de Cruze a ese mercado son altas”, dijeron.

En cuanto a la inversión, consiste en un desembolso de 500 millones de dólares de los cuales General Motors se comprometió a aportar US$ 300 millones en forma directa, en tanto la inversión restante correspondería a sus proveedores. El nuevo modelo, que según fuentes del mercado sería una SUV, estaría listo recién para 2020. La automotriz había condicionado la inversión a que la reducción gradual del impuesto a los Ingresos Brutos no tuviera alteraciones en su cronograma, algo que parece haber confirmado el reciente proyecto de Presupuesto aprobado en el Congreso. “Es por eso que seguimos asegurando que la inversión para 2020 sigue en pie”, agregaron los voceros.

Fuente: Clarín