23/11/18

Deflación en la tercera semana de noviembre por la caída de naftas y la recesión

También impacta la estabilidad del dólar que se registra desde el 1° de octubre. Este mes la inflación daría 2,7%.


Las correcciones de las naftas premium impactan en las mediciones de inflación

La consultora Elypsis relevó en la tercera semana de noviembre una caída en los precios por primera vez desde 2016. “Con los combustibles cayendo”, el costo de vida cedió 0,1%.

El monitoreo diario de precios que lleva a cabo el estudio mostró en noviembre una desaceleración del ritmo al que suben los precios en la Argentina. Así, en la primera semana la tasa de inflación fue 0,5% (impactaron los descuentos de ventas por internet en la cyberweek), en la segunda se registró 0,6% y “cayó 0,1% en la última”, señala un informe de Elypsis.

Según señalan desde la consultora, la desinflación llegó incluso a los precios de bienes no atados a la evolución del dólar. Estos mismos habían registrado un aumento de 1% mensual luego de septiembre. Ahora están cayendo.

Los expertos, a la hora de explicar este fenómeno que ocurrió en los últimos días, señalan la estabilización de las expectativas de inflación hacia futuro como un factor clave.

Este miércoles, la Universidad Di Tella publicó que la expectativa de inflación de los consumidores para los próximos doce meses (38,3%) bajó 1,6 puntos porcentuales respecto a octubre de 2018. Dentro dos semanas, el Banco Central publicará el resultado de su relevamiento de expectativas (noviembre). Se descuenta que bajen por tercer mes consecutivo. En la entidad ya preparan dejar desde entonces sin efecto el piso de 60% para las tasas de Leliq.

Siguiendo con la inflación, y en particular durante el mes de noviembre, otros tres factores explican su desaceleración y contracción en los últimos días: el precio del dólar, el del combustible y el papel de la recesión.

El primero de ellos, el tipo de cambio, cayó 8% desde que comenzó el plan Sandleris (1° de octubre). Su estabilidad a lo largo de las últimas siete semanas calmó las expectativas, todo lo contrario a lo que había ocurrido en agosto cuando el dólar trepó de $28 a $42 en días. El nuevo plan monetario y cambiario busca estabilizar el dólar dentro de una zona de no intervención.

El factor naftas también juega. Su peso en la canasta supera el 5% y es mayor al de servicios como gas o luz. En la segunda semana de noviembre Shell había anunciado que daría marcha atrás a un aumento de 4,8% que había activado a principio de mes. Pero entonces lo bajó a 2,7%. Días antes Axion había anticipado una movida similar. Las mediciones de alta frecuencia de inflación detectan estos movimientos diarios y arrojan -como en el caso de Elypsis-, una caída allí.

Finalmente aparece el factor recesión. Por ejemplo la decisión de Axion y Shell ocurrió luego de que YPF subiera los combustibles en una magnitud que fuera la mitad a las otras dos empresas.

Elypsis estima que la inflación de noviembre será 2,7%. Básicamente los aumentos se explican por un arrastre estadística que viene de octubre (2,3%), cuando el impacto de la devaluación de agosto aún se sintió. El mes pasado la inflación fue 5,4%.

En lo que va del año, la suba de los precios minoristas acumula un alza del 39,5%. Y en 12 meses, un aumento del 45,9%. “Si no hay sorpresas en la tendencia de la inflación y no ocurre una reversión en los flujos de capitales, diciembre daría 2% con lo cuál la inflación del año sería 47,7”.

Fuente: Clarín