22/11/18

Con el paro en Aerolíneas arranca semana de conflicto en el transporte

A la huelga de los gremios aeronáuticos se sumarán el martes asambleas que afectarán los servicios de colectivos, trenes, portuarios y transporte de cargas


El paro en Aerolíneas Argentinas podría terminar siendo la punta de lanza de una medida de fuerza en donde todo el sector transporte avance con una medida de fuerza en la previa de la reunión de presidentes del G20 que generaría más de un dolor de cabeza en la Casa Rosada.

Los seis gremios que operan en el negocio aerocomercial anunciaron ayer que el próximo lunes llevarán adelante un paro de 24 horas que, según explicaron a El Cronista fuentes de la compañía, cancelará 375 vuelos que ya tenían programado Aerolíneas Argentinas. Pero, además de paralizar la actividad de la línea aérea de bandera, la acción servirá como previa para la medida de fuerza parcial que cumplirán al día siguiente, martes 27, todos los gremios del transporte agrupados en la CATT y que podría desencadenar en una paralización total del transporte público de pasajeros.

Con la declaración de estado de alerta, la CATT definió que todos sus gremios realicen asambleas el martes a la mañana lo que paralizará el transporte público de pasajeros. "Entre las 4 y las 7 de la mañana y en algunos casos entre las 7 y las 10 se realizarán asambleas que afectarán al transporte público de pasajeros, la actividad portuaria y el transporte de cargas", explicó a El Cronista el titular de esa confederación, Juan Carlos Schmid.

La CATT está compuesta por los gremios de la Fraternidad, Camioneros, todos los aéreos, UTA, Ceamse, taxis, peajes, todos los navales y portuarios, y aunque algunos sindicalistas especulan con que podrían ser citados el mismo lunes por el Gobierno nacional, entienden que esta sería la primera de una serie de medidas de cara a lanzarse a la discusión de frente con el Gobierno. El plan de acción se comenzó a definir en medio de una discusión que comenzó por el impacto del impuesto a las Ganancias sobre los salarios de los trabajadores del sector, reclamo al que ahora se sumó el bono de fin de año de $ 5000, que algunas empresas resistente pagarlo, y el pedido de un suplemento similar para los jubilados.

En este contexto, además de las asambleas que se desarrollarán en los puestos de trabajo -se sumaron ayer hasta los taxistas de Omar Viviani- algunos de los sectores de la CATT ya comenzaron a presionar para llevar adelante una huelga total del sector.

El propio Hugo Moyano ratificó la adhesión de Camioneros a la medida de la CATT y aseguró que su gremio se sumará en caso de que toda la actividad disponga un cese total de actividades por el tema Ganancias y el bono de fin de año. "Se ha convocado a una reunión y si esto se decide -un paro- por supuesto que vamos a acompañar. El bono es una de las tantas mentiras más del Gobierno que dice una cosa, no la cumple, y termina haciendo otra, mintiéndole a la gente", expuso el secretario general de Camioneros en declaraciones radiales.

Los sectores más duros del transporte presionan por la paralización de toda la actividad considerando que el escenario sería el más apropiado para profundizar la pelea con el Gobierno nacional: la cumbre del G20. De confirmarse, la Casa Rosada deberá implementar medidas de emergencia ya que habrá servicios de transporte que casi no funcionarán durante la semana próxima consecuencia de las medidas de fuerzas y los cortes establecidos para los trenes, subtes, barcos y aviones por la seguridad del G20.

Fuente: El Cronista