16/11/18

Cabotaje: las líneas aéreas grandes cedieron 12 puntos de participación en el año

Mercado aerocomercial. Entre enero y octubre la cantidad de pasajeros aumentó 13,1%. Pero Latam y Aerolíneas Argentinas perdieron lugar frente a la competencia.


Durante los primeros diez meses del año 2018 la cantidad de pasajeros transportados en vuelos de cabotaje creció un 13,1% frente a idéntico período de 2017 y continúa en un sendero de expansión. Desde el 2014 la cantidad de pasajeros transportados localmente se engrosó en un 58%.

Sin embargo, se aprecia un cambio fisonómico en la estructura del mercado aéreo de cabotaje: las empresas grandes y tradicionales, Aerolíneas Argentinas y LATAM, perdieron más de 12 puntos de participación frente al resto de las compañías (principalmente las "low cost") desde el 2016 a la fecha. Pasaron de explicar el 97,4% del mercado en 2016 al 85,4% en 2018.

El crecimiento estuvo empujado por la aparición de nuevas empresas (las "low cost") que aumentaron la oferta de vuelos y por campañas agresivas de las empresas existentes y nuevas. El sector de aeronavegación doméstica es crecientemente competitivo y el creciente volumen de pasajeros y la variedad de precios son una manifestación clara de esta realidad.

En un mercado que se expande, las empresas grandes y tradicionales están perdiendo participación. Durante los primeros meses de 2018 Aerolíneas Argentinas transportó un 68,6% de los pasajeros locales, un valor marcadamente inferior que el 74,1% de igual período del año previo. En el caso de LATAM la caída fue del 21% al 16,7%, aunque con el agravante que viene reduciendo persistentemente su participación desde el año 2014 cuando alcanzó el 25,9%.

Flybondi, Andes y Avianca, en ese orden son las empresas que más están creciendo y contribuyendo al cambio en la estructura del mercado. Aerolíneas Argentinas está cediendo participación, aunque logró incrementar la cantidad de pasajeros transportados casi un 5% durante los primeros diez meses del año. El caso de LATAM es distinto, no se trata de una caída relativa sino absoluta: transportó un 10% menos de pasajeros durante los meses transcurridos de 2018.

Cierta masificación de la opción de los vuelos como alternativa de transporte es la manifestación positiva de los cambios recientes en la regulación con la consecuente incorporación de las "low cost". De todas formas, el Estado deberá estar atento al impacto que esta realidad generará en el transporte terrestre, facilitando la complementación, la multimodalidad y, eventualmente, la reconversión empresaria y laboral.

Asimismo, la introducción de nuevos jugadores en el mercado de la aeronavegación se verá reflejada posiblemente en una creciente atomización. Los jugadores históricos deberán encarar necesariamente un proceso de optimización de recursos que se ajuste más a un mercado competitivo y menos a uno de tipo oligopólico en el que estaban acostumbrados a desempeñarse. Fuente: Ámbito