01/10/18

Volvieron a aumentar las naftas y en septiembre el acumulado superó 24%

Las petroleras iban a subirlas un 4%, pero por la devaluación de jueves y viernes ajustaron más. Empiezan a caer sus ventas por el impacto de la recesión


Los precios de los combustibles volvieron a aumentar este fin de semana. Axion e YPF, en días sucesivos, decidieron ajustar hasta 10% sus distintas variedades de naftas y gasoil, con lo cual la nafta súper de YPF en la Ciudad de Buenos Aires ya acumula una suba de 62,2% en lo que va de 2018. Y sólo contabilizando septiembre, el incrementó alcanzó 24,2%. Sin embargo, fuentes del mercado advirtieron que resta al menos un 10% más para recuperar el atraso originado por la suba del dólar.

Axion fue el primero de los tres grandes jugadores del mercado en ajustar sus precios. Fue una movida poco habitual para la refinadora de Pan American Energy Group (tercera en cantidad de ventas de combustibles al público), que suele esperar a los movimientos de YPF. Axion subió 8,8% la nafta súper; 7,6% la premium; 7,9% el gasoil común; y 6,5% el diésel de mayor calidad. Y ayer, la petrolera estatal retocó 8,9% la nafta súper (hasta $ 36,76); 9,7% la premium ($ 43,57); 9,7% el gasoil común ($ 32,54); y 9,9% el diésel premium ($ 38,51). Se esperaba que Shell imitara a sus competidores hoy, un promedio de 9%, por lo que ayer por la tarde había largas colas en las estaciones de servicio de la petrolera angloholandesa para cargar combustibles con anticipación.

Septiembre fue un mes inusual. Por primera vez, los combustibles aumentaron cuatro veces, debido a la fuerte suba del dólar de fines de agosto, dos incrementos en siete días en los biocombustibles (decidido por el Gobierno) y el alza en el crudo, que continuó escalando hasta cerrar el viernes en u$s 82,88 por barril.

Después de esta ronda de incrementos, la Secretaría de Energía publicará los nuevos valores regulados del biodiesel y el bioetanol, que se mueven en línea con el dólar, para no restarle competitividad interna a las pymes que producen los biocombustibles que se mezclan en las refinerías con las materias primas petroleras.

Estos ajustes podrían agregar presión a los precios en las estaciones de servicio, con un atenuante: las refinadoras ya están ante el dilema de que su intención de recuperar ingresos en dólares choca con la recesión, que les produce una incipiente baja en las ventas.

Iguacel mirará los márgenes

En diálogo con El Cronista, el CFO de una importante empresa productora de petróleo en Vaca Muerta comentó la semana pasada que están vendiendo el crudo a las refinadoras a unos u$s 69 por barril, con lo que restaría aumentar alrededor de un 20% para alinearse con el mercado internacional. Para otra compañía del sector, "la idea era aumentar 3% o 4% por mes hasta fin de año, pero si el dólar sigue subiendo como en los últimos días vamos a tener un atraso de entre 10% y 15%".

En cambio, para el secretario de Energía, Javier Iguacel, no existe tal diferencia entre los precios locales de los combustibles en relación a "países competitivos", refiriéndose, por caso, a los EE.UU.. El viernes, en la conferencia de BlackSummit Financial Group en el Palacio Paz, explicó que mirará "margen por margen" la rentabilidad para evitar lo que cree que son abusos o avivadas.

"Hay libre mercado, pero impulsaremos la competencia tanto en los productos (como biocombustibles, Gas Natural Comprimido y Gas Natural Licuado para camiones) como en oferentes", dijo.

El funcionario también valoró que sin la reforma tributaria de 2017, que modificó el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC), las naftas costarían hoy 10% más que lo que sucede ahora.

Fuente: Cronista