16/10/18

Investigan a otra automotriz por alterar motores diésel

Unos 100.000 vehículos de la automotriz alemana Opel fueron llamados a revisión por supuesta manipulación de emisiones. El caso es similar a lo que había pasado con Volkswagen y Audi


Automotriz alemana Opel (EFE)

Unos 100.000 vehículos de la automotriz alemana Opel fueron llamados a revisión en Alemania en el marco de una investigación sobre manipulación de emisiones, como antes habían hecho otras automotrices.

La Policía alemana allanó sedes de la automotriz Opel en las ciudades Rüsselheim y Kaiserslautern ante sospechas de manipulación de los valores de emisiones contaminantes en vehículos diésel.

Según el diario "Bild", las investigaciones giran en torno a la presunta existencia de un software ilegal instalado en 95.000 automóviles con motor diésel para camuflar emisiones de gases contaminantes, como lo hicieron anteriormente otros fabricantes de vehículos.

KBA, autoridad alemana del sector automotor, encontró cuatro programas de software capaces de hacer alteraciones en las emisiones en 2015 y le ordenó a la automotriz removerlos.

En julio, el ministerio alemán de Transporte confirmó que había citado oficialmente a Opel por un software sospechoso -que permite reducir el nivel de gases contaminantes en determinadas situaciones- instalado en tres modelos de la marca.

"Estamos investigando ante la sospecha de fraude por la puesta en circulación de vehículos diésel por manipulación del software que mide las emisiones contaminantes", precisó la fiscal general, Nadja Niesen.

Se habla de 95.000 vehículos afectados de los modelos Insignia, Zafira y Cascada, fabricados en 2012, 2014 y 2017.

El escándalo de la manipulación de motores diésel cuando en septiembre de 2015 Volkswagen admitió que alteró los motores diésel de 11 millones de automóviles en todo el mundo para simular emisiones de gases por debajo de los límites permitidos.

Desde entonces salieron a la luz irregularidades similares en otras automotrices, como Audi, que derivaron en investigaciones judiciales y llamadas a revisión de muchos vehículos.

Fuente: Clarín