11/09/18

Un nuevo empresario arrepentido en la causa de los cuadernos: quién es y qué confesó

Este empresario de corredores viales aseguró que realizó pagos de fondos ilegales a Claudio Uberti.


El fiscal Carlos Stornelli saliendo de Comodoro Py. Foto Emmanuel Fernández

En la cuenta regresiva para que el juez Claudio Bonadio decida la situación procesal de más de 50 acusados en los sobornos que se cobraron a contratistas durante el gobierno kirchnerista, la causa sumó un nuevo imputado colaborador.

Se trata de Miguel Aznar, empresario de corredores viales quien admitió realizar pagos de fondos ilegales a Claudio Uberti y aportó datos sobre las presiones ejercidas por la anterior gestión.

Miguel Aznar, presidente de Vial 3, empresa que tenía la concesión de la Ruta 9 entre Campana y Rosario, entre otras, se presentó hace pocos días ante el fiscal Carlos Stornelli. Allí, después de varias horas firmó un acuerdo de colaboración: la puerta de entrada para convertirse en el próximo "arrepentido" en la causa de los cuadernos de la corrupción.

La causa tomó dimensiones impensadas para la Justicia. El expediente quedó organizado en otras tres causas, en función de las áreas en las que ex funcionarios del ministerio de Planificación Federal recaudaban los sobornos: transporte, obra pública y energía.

Quedó entonces dividido así: la "causa madre" donde se investiga puntualmente una asociación ilícita encabezada por Cristina Kirchner y cuyos organizadores fueron Julio De Vido y Roberto Baratta. El resto de los acusados, entre ex funcionarios, dirigentes K y empresarios, están señalados como partícipes necesarios de la "organización criminal".

Durante la instrucción la causa -que contaba inicialmente sólo con quince cuerpos- superó los 35 y cuenta con al menos 52 imputados, de los cuales 18 obtuvieron el status de imputado colaborador, es decir, arrepentidos.

Todos confesaron conocer la maniobra a través de la cual el gobierno kirchnerista exigió a diferentes empresas el pago de fondos ilegales para financiar la política. Pero también, la Justicia investiga el circuito financiero de parte de esos fondos que podría haberse dirigido al patrimonio de los Kirchner.

La lista de "arrepentidos" continúa incrementándose. Este lunes, el juez Claudio Bonadio homologó un nuevo acuerdo de colaboración firmado con la fiscalía. Se trata de la confesión de Miguel Aznar, el presidente de Vial 3. Su nombre surgió en este expediente tras la confesión de Claudio Uberti, el ex funcionario K que admitió realizar cobro de coimas a empresas de Corredores Viales.

Claudio Uberti estuvo al frente del OCCOVI (Órgano de Control de Concesiones Viales) desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 9 de agosto de 2007, y ante la Justicia indicó que tuvo que renunciar "por el incidente de la valija de Antonini Wilson", en relación al escándalo de los 800 mil dólares que el empresario venezolano buscó ingresar al país en forma ilegal, cuando viajaba en un avión privado junto al ex funcionario K.

El trabajo esencial de Uberti era el cobro de fondos ilegales vinculados a la renovación de los contratos de los corredores viales. En ese contexto, contó que la coima en dicho sector, se cobró por intermedio del empresario Miguel Aznar.

"Me comuniqué con Aznar desesperado y le comenté cómo venía la mano. Le dije que Kirchner le había dicho a De Vido que iba a pulverizar los contratos, que tenían que pagar. Quiero aclarar que en este sistema de corredores viales, pagaba mes a mes a la UCOFIN (Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura)… Era una cifra aproximada de 150 mil dólares, esa recaudación me la entregaba Aznar y yo debía entregarla… Primero al despacho del ministro De Vido, y luego se la llevé personalmente al despacho presidencial, y se los entregaba en un maletín a Néstor Kirchner. La primera vez me hizo entregarle el maletín completo, con birome y todo, y me dijo: 'Me tenés que entregar más, acordate que te voy a hacer cagar'", dijo Uberti.

Allí, contó también que Aznar le propuso entregar el 10 por ciento de la explotación (unos 500 mil dólares) a un empresario que tenía dos estaciones de servicio Shell en el corredor vial. "Entonces lo consulté con De Vido y me dijo: 'Agarralo, pedazo de pelotudo, que lo voy a ver al malo, que es una buena noticia'".

Los dichos del ex funcionario K no fueron desmentidos en su totalidad por el empresario de Vial 3. Aznar ante Stornelli y el juez Bonadio admitió haber pagado sobornos al gobierno kirchnerista. "Pero no recaudé de otras empresas, pagué sólo en nombre de mi empresa", insistió, negando los dichos de Uberti sobre su rol de recaudador de otras firmas de corredores viales.

Además, señaló que hubo efectivamente, pagos de 150 mil dólares y que los pagos se hacían a Uberti de forma personal.

Después de evaluar sus dichos, el juez Bonadio homologó el acuerdo de colaboración y Miguel Aznar se convirtió en el empresario número 19 de la lista de imputados colaboradores.

Fuente: Clarín