25/09/18

Por la suba de las tarifas, una cooperativa agrícola busca generar energía con desechos de un criadero de cerdos


La cooperativa busca integrar la producción con diversas actividades en Santa Fe Crédito: Cooperativa de Monje

La Cooperativa Agrícola Ganadera Tambera de Monje, en Santa Fe, trabaja para poner en marcha un biodigestor para autoabastecerse de energía, al menos en una parte de la que utilizan en la planta de extrusado de soja con que cuentan. Al biodigestor lo alimentarán con residuos de un criadero de cerdos que tienen y con la glicerina, subproducto de la producción de aceite.

Monje está sobre la ruta nacional 11 Km 376, entre Santa Fe y Rosario. La principal actividad de la cooperativa -que tiene 530 asociados- es el acopio y comercialización de soja, maíz y trigo. También cuenta con venta de insumos (semillas, fertilizantes, agroquímicos y forrajeras); una planta de alimentos balanceados para vacunos y cerdos, la producción de aceite y expeller de soja, además del criadero de cerdos.

La idea del biodigestor surgió por dos factores. Por un lado, la necesidad de darle una solución ambiental a los desechos del criadero de cerdo de 200 madres y, por el otro, la suba de la energía que, en lo que va del año, acumula 35% en la región.

José Luis Barrinat, gerente de la cooperativa, explicó a LA NACION que, por los problemas ambientales que se generaban, buscaban una solución al sistema de cavas que tenían para tirar los desechos del criadero. Se generó una cava más grande, aislada del piso con lo que se previenen las filtraciones y tapada con una lona muy gruesa. En ese ambiente la materia orgánica se descompone y se produce gas metano.

"La primera idea era aprovecharlo al gas para secar los granos en la planta de extrusión de soja y así integrar los procesos. Pero, por la suba de la energía, nos frenamos y pensamos en, directamente, generar energía", dijo.

La cooperativa está gestionando US$100.000 en la Subsecretaría de Energías Renovables para el emprendimiento. El dinero provendría de la línea Pro Biomasa. Por ahora, el metano es almacenado y liberado al ambiente. Esperan comprar un motor de 100 HP. Antes de fin de año podrían tener los recursos y empezar a generar energía, según indicaron.

Fuente: La Nación