18/09/18

Aerolíneas Argentinas: se complica plan para renovar dos aviones

• RENUNCIÓ EL GERENTE GENERAL ABBOTT REYNAL. No se llegaría con los plazos previstos por la demora de un acuerdo con los gremios para generar una rebaja de costos, aseguran en la empresa estatal.


Calendario. El presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, tiene plazos de gestión que no coinciden con los tiempos de los sindicatos.

Aerolíneas Argentinas está en medio de un proceso de cambios empujado por su persistente déficit operativo. En los últimos 30 días cambió de presidente, lanzó una convocatoria a los gremios para "mejorar la competitividad" de la compañía y encaró la venta de activos no esenciales para poder financiar las inversiones pendientes. A estos movimientos se sumó ayer la renuncia del gerente general, Abbott Reynal, quien regresará al sector privado a partir de octubre.

Pero la novedad más importante se vincula con la marcha de la negociación con los seis gremios aeronáuticos, que comenzó hace un mes cuando Luis Malvido asumió como nuevo CEO de la compañía. El ex alto directivo de Telefónica llegó con la consigna de lograr una reducción de gastos que permita achicar el fuerte rojo que envuelve las cuentas de Aerolíneas Argentinas. Uno de los caminos elegidos fue el de sentarse a discutir con los sindicatos del sector una revisión de algunas condiciones laborales que -según la mirada oficial- se habrían consagrado en épocas de prosperidad que ya no existen o que directamente responden a favores políticos de los gobiernos anteriores.

A esta reducción de costos -que fuentes de la empresa estimaron cercanos a u$s100 millones anuales- la actual conducción condiciona una inversión fundamental: la renovación de dos aviones utilizados para vuelos a Europa y Estados Unidos que deben salir de circulación en un futuro inmediato. Para poder negociar un contrato de entrega de aeronaves de reemplazo, Malvido estableció un plazo de 60 días, que vencería a mediados de octubre. Así lo dejó por escrito en el comunicado oficial que emitió el 13 de agosto pasado, cuando formalizó la convocatoria a los gremialistas.

"Entre 2015 y 2018, Aerolíneas Argentinas pasó de 74 a 83 aviones, pero además 24 de esos aviones son nuevos. Eso implicó un gran esfuerzo de inversión por parte de la compañía y un sólido apoyo del Tesoro nacional. Ahora se abre una nueva etapa, con la necesidad de renovar de manera urgente parte de la flota de vuelos transatlánticos y de cabotaje Embraer. Sin la incorporación de al menos dos nuevos aviones en el transcurso de 2019, Aerolíneas no estará en condiciones de cubrir todas sus rutas internacionales. La decisión sobre esas aeronaves debe tomarse en los próximos 60 días", precisó el comunicado.

En Aerolíneas advierten ahora que si no pueden incorporar dos nuevos aviones, tendrán que volar las rutas con 10 aeronaves en lugar de 12. Eso implicaría bajar frecuencias, con el impacto consecuente sobre el personal que quedará afectado. "Piloto que se vaya no será reemplazado si tenemos menos aviones", alertan en la empresa, en alusión a algunos pilotos que emigraron últimamente tentados por una low cost con base en Europa.

Los gremios vienen negociando su situación particular con diferentes urgencias y prioridades. Algunos prefirieron concentrar todas las discusiones en la comisión paritaria, otros pidieron dedicar más tiempo a analizar el impacto de algunos cambios tecnológicos, todos con independencia de los plazos de Malvido.

Sobre la salida de Reynal, los dirigentes gremiales añaden el ingrediente político a la lectura oficial: recuerdan que respondía a Mario Quintana, ahora exfuncionario de jefatura de Gabinete.

Fuente: Ámbito