14/08/18

Subte: con récord de pasajeros, siguen las quejas por el servicio y busca mejorar con más obras

En lo que va del año ya promedia casi 1,4 millón de usuarios por día. La gente protesta por los vagones llenos y las demoras. La Ciudad agregará formaciones.


La red porteña ya promedia 1,4 millón de pasajeros diario. Foto: Diego Waldmann

Cuando comienza a definirse el futuro de la administración y la operación del subte porteño, este medio de transporte continúa sumando pasajeros. En lo que va de 2018 se llegó a un promedio diario de casi 1.400.000 usuarios, y en algunas jornadas superó incluso el millón y medio, por ejemplo el miércoles pasado cuando se trató en el Senado la ley del aborto, un día de caos de tránsito en las calles y con la Ciudad partida por el vallado en las inmediaciones del Congreso.

En paralelo a este récord, siguen las quejas de los pasajeros por las deficiencias del servicio, que se traducen en demoras, trenes repletos y cancelaciones. También influye el conflicto gremial con los metrodelegados, que comenzó en abril y continúa, por momentos con paros rotativos en todas la líneas.

Por otro lado, se están llevando a cabo obras que también generan demoras. En el futuro deberían mejorar el servicio, pero mientras tanto los usuarios sufren las consecuencias. Situación similar a la que sucede con el tránsito con la obra del Paseo del Bajo: cambiará la dinámica de la Ciudad para el tránsito pesado, pero por ahora y durante muchos meses más circular por la zona será un suplicio.

En el subte, las obras consisten sobre todo en cambios de vías y señales en varias líneas. También avanzan con la colocación de aire acondicionado a los coches de la línea D (hoy 138 vagones, el 57% con refrigeración). Además, se está ampliando la potencia eléctrica de la B para sumar coches (hoy cuenta con 144), y agregarán otros en la la E. Esta última línea es la más demorada respecto de las mejoras, la que peores frecuencias tiene y además la que sufrirá uno de los cambios más grandes el año que viene, cuando inauguren las estaciones Correo Central, Catalinas Norte y Retiro.

La ampliación de la red es uno de los principales factores que suma gente al servicio. En mayo comenzó a operar la estación Facultad de Derecho, nueva cabecera de la línea H, que aportó unos 52.000 usuarios por día.

Los números oficiales pueden contrastar con lo que significa hoy viajar en subte. Pero Sbase, la empresa estatal porteña que controla el servicio, asegura que se realizó la mayor compra de material rodante de la historia: 401 coches con aire acondicionado. Y que la cantidad de formaciones que se incorporarán a la red durante este año (28) es más que lo que se necesitan para hacer funcionar a la línea B completa, por ejemplo, que hoy cuenta con 24 trenes.

Por otro lado, aseguran que el 95% de las escaleras mecánicas se encuentran en funcionamiento y que el 93% de los ascensores, también. E informaron que en estos cinco años la frecuencia promedio de las seis líneas bajó 46 segundos: pasó de 4'06" a 3'20".

Sin embargo estos números no llegan a verse reflejados en los viajes de los usuarios. En junio Clarín publicó un relevamiento elaborado por el Laboratorio de Políticas Públicas, basado en cifras oficiales. Según el estudio, se realizaron 10.784 reclamos por problemas en el servicio del subte, que ingresaron al Sistema Único de Atención Ciudadana (SUACI) del Gobierno porteño en 2017. Y la queja más extendida fue la de las escaleras mecánicas que no funcionan, con más de 2.500 denuncias, casi un cuarto del total. Las fallas con esos equipos se encuadran dentro de los problemas de infraestructura que la gente denunció, entre los cuales también figuran los de ascensores y molinetes. Todos juntos representaron el 47,7% de las quejas.

En ese relevamiento, la línea B fue la que más protestas registró. No sólo sumó más quejas en total (2.852), sino también la que más estaciones tiene en el ránking de las más denunciadas: Malabia, Rosas, Angel Gallardo y Callao.

Hoy se conocerán las ofertas técnicas de las empresa interesadas en quedarse con la concesión del servicio, que se licitará luego de 25 años a cargo de Metrovías. Cualquiera sea la firma o Unión Transitoria de Empresas (UTE) que sea seleccionada para comenzar a operar el 1° de enero próximo, tendrá el enorme desafío de poner en valor una red desbordada de pasajeros. Que la eligen por sobre otras opciones, pero que también padecen a diario sus falencias.

Avanza la nueva concesión

La Ciudad hará públicas hoy las ofertas técnicas para ganar la nueva concesión del subte y el Premetro, que comenzará el año que viene.

Según trascendió, habría tres grupos interesados. Uno encabezado por el actual operador, Metrovías (del grupo Roggio), que sumaría como asesores a las alemanas Siemens y Deutsche Bahn. Otro estaría conformado por la firma francesa Alstom y los operadores del Metro de París. La tercera oferta sería la de Corporación América (de Eduardo Eurnekian) y la francesa Keolis.

Fuente: Clarín