01/08/18

Nuevo cuadro tarifario: en la Ciudad y el Conurbano, la luz subirá entre un 20 y un 28% desde hoy

Un 26% pagará más de 1.000 mensuales. Un 46% abonará menos de $ 270. Mantienen la tarifa social


El ministro de Energía Javier Iguacel el día que juró como ministro.

El aumento promedio en las tarifas de luz de Buenos Aires y el conurbano será del 24,4%, según las estimaciones oficiales. Los hogares de mayor consumo afrontarán una boleta que será un 20% más cara que hasta ahora, mientras que los de menores consumo atravesarán un incremento del 28%. Esto es porque los clientes de alta demanda eléctrica ya poseen tarifas casi sin subsidios, mientras que las viviendas de categorías tarifarias inferiores están más subvencionadas.

Hay más de 5 millones de hogares conectados a la red eléctrica en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Casi un 40% (2 millones) es beneficiario de la tarifa social. Esa asistencia permite que casi un 75% del consumo de esos clientes lo pague el Estado nacional.

El cuadro tarifario se divide en nueve categorías, según los niveles de consumo. Salvo los R1 y R2 (que demandan poca energía) y los beneficiarios de tarifa social, casi todo el resto deberá afrontar boletas de $ 1.000 mensuales o más.

Según un calculo del Gobierno, el 26% de los clientes porteños y bonaerenses pagará más de $ 1.000 mensuales o $ 2.000 bimestrales desde mediados de septiembre. El Poder Ejecutivo prefiere hacer hincapié en que un 46% de los usuarios pagará menos de $ 270 mensuales. Es para los clientes R1 -consumo ínfimo- y las dos primeras bandas de "tarifa social".

Una vivienda de poco consumo abonará $ 643 mensuales con el nuevo cuadro tarifario. Son los denominados "R2", que concentran un 23% de los clientes. Ese mismo usuario abona $ 268 si logra calificar como tarifa social.

Los incrementos a Pymes y comercios irán entre 10% y 20%. Depende de la potencia instalada que vayan utilizando. Una firma chica con tres empleados afrontará un incremento del 19%, mientras que un consorcio abonará un 20%, según estimaciones del ministerio de Energía.

Todavía resta saber cómo se trasladarán estos incrementos en el interior del país. El ministerio de Energía fija el mismo precio de costo de generación en todo el país. Pero cada provincia después habilita a su distribuidora a diferentes márgenes. En el Gobierno miran hacia la cordobesa Epec. Creen que no es eficiente y que cobra más que en Buenos Aires por iguales niveles de consumo.

El traspaso de Edenor y Edesur de la jurisdicción nacional a la Ciudad y provincia de Buenos Aires es el próximo movimiento importante del sector. Sin embargo, ninguna de esas empresas recibe subsidios. Las subvenciones son del Estado nacional a los clientes de las distribuidoras para afrontar los costos de generación eléctrica. Ese es el dinero que debiera cambiar de manos y concita la atención de las administraciones de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Fuente: Clarín