02/08/18

Luego de tres suspensiones y dos años de obra, abre el túnel de la avenida Balbín

Lo habilitarán este jueves a las 8. Unirá Estomba y la avenida Goyeneche debajo de las vías del Mitre. La construcción estuvo parada por la Justicia.


El paso bajo nivel tiene dos carriles por mano. Foto: GCBA

Pese a las quejas vecinales, la resistencia de los comerciantes y los amparos judiciales, el paso bajo nivel de la avenida Balbín quedará inaugurado este jueves a las 8. La obra permitirá una circulación más fluida en inmediaciones de la estación Saavedra y en el barrio, históricamente "partido" por las vías del tren. Se estima que por este cruce circularán unos 27.000 vehículos por día.

Con la inauguración, la Ciudad habrá eliminado 28 barreras ferroviarias; y se espera que para los próximos años se sumen otras 51, entre viaductos, soterramiento y túneles.

El nuevo paso bajo nivel de Balbín está ubicado entre Estomba y avenida Goyeneche, tiene 308 metros de extensión y cuatro carriles para vehículos particulares y tránsito pesado. También cuenta con pasarelas para peatones, escaleras y rampas para discapacitados.

La principal preocupación vecinal en torno a esta obra fueron las inundaciones. Es por eso que recurrieron a la justicia para frenarla. El juez Roberto Gallardo, del fuero Contencioso Administrativo porteño, falló tres veces en contra del gobierno porteño y logró demorar las obras varios meses.

Es que en 2013 hubo una tragedia que nadie olvidó: en la madrugada del 2 de abril llovieron más de 150 milímetros y murieron seis personas en Saavedra y Villa Urquiza. Sin embargo, desde el Gobierno porteño aseguraron a Clarín que se hicieron obras para evitar nuevas inundaciones: "Se trabajó con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación. Se colocaron dos ramales hidráulicos por debajo de las calles Holmberg y Tronador, a ambos lados del túnel; estos se conectarán con el emisario principal del arroyo Maldonado, por debajo de la traza de la avenida Ruiz Huidobro", explicaron desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, que se encuentra a cargo de la obra, hecha a través de AUSA, empresa del Estado. El ramal de Tronador tiene un diámetro de 1,20 metro y el de Holmberg, 2,26 metros.

Como sucedió con otros pasos bajo nivel, los vecinos eligieron el arte que decorará las paredes. Más de 35.000 personas votaron entre tres murales. Con el 41% de los votos, ganó uno que incluye a uno de los más importantes boxeadores argentinos, José María "Mono" Gatica, y al cantante Roberto "Polaco" Goyeneche, otro símbolo porteño. Ambos, junto al ring del Luna Park y el Obelisco, entre otros íconos de la Ciudad.

"Esta es la barrera número 28 que eliminamos en la Ciudad y seguimos avanzando. Para 2019, esperamos poder tener 50 barreras menos. Esto no sólo mejora la seguridad de automovilistas y peatones sino que permite pensar en aumentar la frecuencia de los trenes para que vuelvan a ser una buena opción de traslado entre los barrios", dijo Franco Moccia, ministro del área.

La clave estará en que el túnel no se inunde. Así, los vecinos habrán ganado en confort. Porque sin dudas, el paso bajo nivel generará una circulación más fluida y segura. Un ejemplo interesante es el de otros dos pasos bajo nivel que se inauguraron recientemente, los de Donado y Holmberg: con dimensiones más pequeñas, acompañaron el crecimiento y el desarrollo en esa zona de Villa Urquiza. Lo mismo sucederá a futuro en la traza del ferrocarril Sarmiento, que afecta a los barrios del Oeste. En este caso el soterramiento del tren eliminará 22 pasos a nivel.

Nazca y el puente Lacarra, lo que sigue

El lunes 20 el Gobierno porteño tiene previsto habilitar el puente que cruzará el Riachuelo a la altura de la avenida Lacarra, para unir Villa Soldati con Lanús. Se estima que lo usarán unos 300.000 vehículos por día.

Además, en el Ministerio de Desarrollo Urbano informaron que hacia fines de septiembre quedará terminado el paso bajo nivel de la avenida Nazca a la altura de las vías del tren San Martín, en Villa del Parque, que permitirá eliminar la barrera.

Fuente: Clarín