22/08/18

Los insólitos pedidos que hizo Cristina Kirchner para los allanamientos a sus domicilios

La ex presidenta envió la carta a los bloques del Senado. Mirá los cinco puntos principales de su planteo.


La ex presidenta Cristina Kirchner (AP)

Acorralada en la Cámara Baja, la ex presidenta Cristina Kirchner envió una carta a los bloques del Senado en la que asegura que no tiene problemas en que el cuerpo autorice los allanamientos a sus propiedades, tal como lo pidió el juez Claudio Bonadio.

Pero la actual senadora lo hizo con distintos pedidos, desde que no haya cámaras de televisión ni fotográficas a que el Bonadio "no rompa nada". Y también apeló a la ironía como cuando habla de la posibilidad de que encuentren "piedras preciosas".

Estos son los cincos principales puntos de su planteo:

1) "No haya cámaras de televisión ni fotográficas, para evitar así la posterior difusión de imágenes en programas oficialistas con clara intención de humillación y hostigamiento hacia mi persona".

2) "Estén presentes mis abogados, al efecto de garantizar mi defensa y el control de legalidad de los mismos".

3) "Esté presente un senador o senadora, designados por mí, al efecto de garantizar lo que disponga y ordene este cuerpo".

4) "Se resguarden los objetos de uso personal y de aquellos que conformen el ajuar de las casas. Para ser más clara señores senadores y señoras senadoras: si encuentran lingotes de oro, millones de dólares o piedras preciosas en bolsas, se los pueden llevar; pero si encuentran un anillo o un collar, está claro que son objetos de mi uso personal".

5) "Y finalmente que Bonadio no rompa nada y disponga que se utilicen los instrumentos técnicos necesarios con los que cuentan las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia, para escanear paredes, divisiones y/o cielo rasos de durlock. Debo aclarar que en mis viviendas se empleó esta forma de construcción, especialmente en mi casa de El Calafate. En esta solicitud no me moviliza sólo impedir el daño material que puedan llegar a ocasionar".

Fuente: Clarín