06/08/18

Estados Unidos, ahora líder en gas natural

El funcionario de la administración Trump destacó que su país se encamina hacia la independencia energética.


Rick Perry, secretario de Energía de Estados Unidos.

Clarín “La verdadera independencia energética finalmente está a nuestro alcance”, sostuvo el secretario de Energía de los Estados Unidos, Rick Perry. Señaló que a partir del crecimiento del fracking, ese país está produciendo más energía “gracias a políticas que favorecen la innovación, la desregulación y el crecimiento. El sector en el cual se ha registrado el cambio más sorprendente es el del gas natural”, dijo Perry.

Estados Unidos está experimentando un fuerte crecimiento del sector. “Alentados por los avances tecnológicos generados a partir de políticas que favorecen la innovación, ahora producimos más energía a un menor costo, la utilizamos de manera más limpia y eficiente y la obtenemos de una variedad de fuentes imposibles de imaginar hasta hace algunos años”, dijo el funcionario.

“Gracias a los significativos avances en los procesos de fracking hidráulico y perforación horizontal, Estados Unidos se ha convertido en el productor número uno de gas natural a nivel mundial”.

Perry detalló que EE.UU. tiene dos terminales de exportación de GNL, una en Sabine Pass, en la Costa del Golfo y la otra en Cove Point en la Bahía de Chesapeake, en el estado de Maryland. A esto se suman otras cuatro terminales de exportación que se están construyendo. Sabine Pass y Cove Point distribuyen GNL estadounidense a 30 países en cinco continentes.

“Los beneficios de nuestra revolución de producción de shale han actuado como un enorme impulso no solo para nuestra economía interna sino también para nuestra seguridad energética. Estas medidas contribuirán a que EE.UU. pueda distribuir la producción de manera mucho más eficaz desde los yacimientos de las cuencas Utica Shale y Marcellus Shale, en los Apalaches, y así satisfacer la creciente demanda interna”.

El funcionario detalló que la producción de gas natural gas ha creado más de 150.000 puestos de trabajo en todo el país. “A medida que aumenta la producción interna, y los precios del gas natural se mantienen bajos, nuestra economía se beneficia. Las familias estadounidenses disfrutan de un menor costo de vida y nuestras empresas reducen costos operativos, invierten más en productividad y generan más empleo”.

Según Perry, en parte debido al auge del gas natural, Estados Unidos se ha convertido en un líder mundial en cuanto a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono derivadas del uso de energía. Las redujo aproximadamente 14%, o el equivalente de 700 millones de toneladas métricas, desde 2005 hasta año 2017.

“Lo que ha funcionado para nosotros puede funcionar para el resto del mundo. Durante demasiado tiempo, Rusia gozó de una situación casi monopólica como principal proveedor de gas natural a nuestros aliados europeos, y utilizó ese poder como medio de coerción política”.

El funcionario destacó que “ahora que Estados Unidos está exportando gas, estamos listos para actuar como fuente confiable y competitiva de diversas fuentes de energía segura para nuestros socios comerciales. La historia del camino recorrido por nuestro país hacia la independencia energética actúa como modelo para que el mundo entero vea que el gas natural desempeña un papel clave”.

“A medida que compartimos más de la energía que producimos con el resto del mundo, la expansión en Cove Point y una mayor producción de gas natural son excelentes ejemplos del éxito de la agenda del presidente Donald Trump, en la que se da prioridad absoluta al desarrollo de energía en los Estados Unidos”, indicó el secretario.

Fuente: Clarín