22/08/18

En CABA y Provincia, el traspaso de subsidios al transporte impactará en obra pública


Horacio Rodríguez Larreta

La Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires prevén que deberán recortar tres puntos del presupuesto que se destina a obra pública al dejar de recibir unos $ 27.500 millones en subsidios al transporte si no elevaran las tarifas en 2019, coincidieron fuentes de ambos distritos.

De esa suma, la Ciudad deberá hacerse cargo de $ 4200 millones. En tanto la provincia de Buenos Aires deberá administrar unos $ 21.000 millones y los municipios bonaerenses, $ 2500 millones.

Los subsidios que Nación dejará de pagar serían los que se destinan al transporte automotor no de carácter interjurisdiccional sino local. Los subsidios al servicio de ferrocarriles se mantendrían en el ámbito federal.

Para la Ciudad, los $ 4200 millones de subsidios implican recortar tres puntos de la proporción del gasto en infraestructura en el presupuesto: pasará desde 27-28% actual al 23% el año que viene. Lo que igualmente estaría cuatro puntos sobre el promedio histórico, de 18 a 19%.

En números se trataría de un recorte de u$s 120 millones, lo que dejaría el presupuesto en unos u$s 1400 millones para 2019. Con ese dinero, la Ciudad espera poder terminar las obras de infraestructura que ya se comenzaron. E incluye la ralentización de la traza de la autopista Illia en tres ejercicios fiscales.

Para la Provincia, el pago de subsidios por $ 23.500 equivale a la mitad de la obra pública de la provincia. "Más o menos el 3% del presupuesto total", explicaron.

Para implementar el traspaso de la administración de subsidios se pondrá en funcionamiento la Agencia Metropolitana de Transporte, un ente tripartito que integran la nación, la Provincia y la Ciudad.

En esa agencia, los enviados de Horacio Rodríguez Larreta y de María Eugenia Vidal deberán decidir cuánto tiempo se extenderá el plazo de convergencia tarifaria para que se eliminen los subsidios económicos a los privados.

"En algún momento se tendrá que pagar las cosas por lo que valen, el tema es la velocidad", explican en esos distritos.

En 2018, la tarifa habrá aumentado 100%, pero siendo 2019 un año electoral "no es bueno que aumenten al mismo ritmo", señalaron.

Para el resto de las provincias, el recorte de subsidios alcanzaría unos $ 19.000 millones, lo que también podría compensarse con menor obra pública.

Eso lleva a que deberán convalidar con la nación las pautas de crecimiento del gasto corriente que impone la ley de Responsabilidad Fiscal, por la cual no puede crecer por encima de la inflación.

En las provincias calculan que eso implica un techo del 24% el año que viene, al considerar una pauta presupuestaria de inflación de sólo 17% en 2019 y una real de 31% este año.

El recorte del total de $ 44.000 millones en subsidios al transporte fue un pedido de las provincias peronistas (que lo calculan en $ 50.000 millones) cuyo costo principal recaerá en las jurisdicciones de Cambiemos. Junto con el recorte del fondo sojero de $ 26.500 millones y el reparto de cinco puntos del IVA a favor de la ANSeS por $ 28.500, se alcanzarían los $ 100.000 millones que recortarìan las provincias para alcanzar la meta de déficit de 1,3% del PBI en 2019.

Se estima que este esquema es el que se concensuará el jueves en la reunión de todos los ministros de Hacienda provinciales con el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, y secretario de Provincias y Municipios, Alejandro Caldarelli, en el ministerio de Hacienda. El Ejecutivo también buscará contener a las provincias por la eliminación del fondo sojero con puntos extra de crédito con el FGS.

Fuente: El Cronista