23/08/18

El socio belga de la Hidrovía dice que no tiene nada que ver con las coimas

La empresa comparte 50 y 50 la empresa con Gabriel Romero, uno de los empresarios arrepentidos.


Uno de los barcos de drenaje de Jan de Nul en la Hidrovía del Paraná. Foto: Reuters.

La compañía belga Jan De Nul salió a despegarse de su socio argentino, Emepa, la compañía que encabezaba Gabriel Romero, quien admitió haber pagado US$ 600.000 para conseguir el decreto con la extensión de la concesión de la Hidrovía. El decreto llevaba la firma de Cristina Kirchner.

Jan De Nul es propietaria de la mitad de Hidrovía, que se adjudicó un contrato en 1996 para el dragado del río Paraná y el derecho a imponer un peaje. La firma europea negó las acusaciones de que participó de las coimas.

La firma belga buscó mantenerse aparte del escándalo, alegando que es un asunto exclusivo de su socio. La policía ha registrado las oficinas de Emepa en Buenos Aires y ha entrevistado a Romero y a otro director, dijo un vocero de la compañía. "Pero no ha habido detenciones ni citaciones con respecto a los representantes de Jan De Nul", según difundió la prensa belga.

La compañía emitió un comunicado de prensa: "Lamentamos que uno de nuestros socios esté en discusión de esta manera. Ofreceremos nuestra plena cooperación en caso de que surjan preguntas por parte de las autoridades argentinas".

Romero está acusado de pagar un soborno de US$ 600.000 en 2010 por la extensión del lucrativo contrato. El empresario es uno de los arrepentidos en el caso de los cuadernos de las coimas que investiga el juez Claudio Bonadio.

Fuente: Clarín