13/08/18

El Gobierno pagará un 20% menos por el gas para producir electricidad en el verano

El ministerio de Energía resolvió que ese precio baje a un promedio de US$ 5,20 a US$ 4,20 por millón de BTU.


Una imagen del gasoducto de Tecpetrol en Vaca Muerta.

El ministro de Energía, Javier Iguacel, ya había manifestado la voluntad del Gobierno nacional de pagar menos por el precio del gas. Una resolución oficial confirma esa intención: Cammesa -la empresa mayorista del sistema eléctrico- desembolsará cerca de un 20% menos por el gas que luego deriva hacia las usinas térmicas.

El gas que utilizan las usinas térmicas es comprado por Cammesa, para luego ser volcado hacia los parques de generación. Desde abril de 2016, se había establecido que ese importe era de US$ 5,20 en promedio por millón de BTU (que es la unidad de medida del sector). Desde el 1° de agosto, el promedio baja a alrededor de US$ 4,20.

Las usinas eléctricas utilizan gas en la generación. Para disminuir esos costos, Cammesa decidió que pagará menos desde agosto. En el Ministerio de Energía toman esa decisión de cara al verano, cuando se estima que sobrará gas por el incremento en la producción que experimenta Vaca Muerta.

Desde abril de 2016, el gas destinado a generación térmica -comprado por Cammesa- tenía un precio de US$ 4,93 (por millón de BTU), cuando provenía de la cuenca del noroeste. Ahora, se abonará a US$ 3,94 desde ese mismo lugar. En el caso de la cuenca neuquina -donde está Vaca Muerta-, se lo pagaba US$ 5,53 desde abril, pero la nueva decisión lo baja a US$ 4,42. El gas obtenido en la cuenca del golfo de San Jorge baja de US$ 4,84 a US$ 3,87.

La cuenca de Santa Cruz recibía US$ 4,62 y ahora percibirá US$ 3,70. El gas de Tierra del Fuego estaba a US$ 4,48 -siempre cuando el comprador es Cammesa- y ahora se desembolsará US$ 3,58.

En el Gobierno consideran que esta modificación en los precios no modificará la tendencia en la producción de gas. Este año esa cifra viene en ascenso y hasta con mejoras del 40% en Vaca Muerta.

En las empresas no hacen declaraciones públicas sobre este tema. Las compañías están negociando con las distribuidoras de gas por las tarifas de ese servicio, que se ajustará desde octubre. Se espera un incremento de entre 25% y 30%, según declaraciones del ministro Iguacel.

La rebaja dispuesta por Cammesa se relaciona con el reciente aumento, anunciado desde el 1° de agosto, en las facturas de luz. Esas boletas ajustan por dos componentes: costo de generación y valor agregado de distribución (que es el margen de las compañías). El costo de generación subirá de $ 1.440 a $ 2.400, pero el Estado pasará de subsidiar el 20% -anunciado en diciembre- para subvencionar el 30%.

El costo de generación representa un 40% de la factura.

En relación al gas para los particulares y empresas, el ministerio de Energía convocará a audiencias públicas, como hizo en ocasiones anteriores. En 2016, el ex ministro Juan José Aranguren delineó que el precio del gas a los productores locales debía rondar los US$ 6,80 por millón de BTU. De esa forma, según el ex funcionario, se lograría que las empresas locales incentivarán su producción. Los cuadros tarifarios fueron armados con ese norte.

La actual gestión de Iguacel parece diferir de ese enfoque. El ministro considera que los niveles de producción ya son los adecuados y que no es necesario establecer un precio de referencia. El esquema que tiene en mente es de petroleras y distribuidoras negociando contratos con la menor intervención estatal posible.

Las distribuidoras de gas poseen deudas con las productoras, como consecuencia de la devaluación del peso frente al dólar. Las tarifas que están cobrando reflejan un tipo de cambio de entre $ 19 y $ 22 por dólar, pero el billete estadounidense ya tocó a los $30.

Como las distribuidoras cobran en pesos pero deben pagar un producto cuyo contrato está dolarizado, se produjo un defasaje de ingresos. Es probable que en la próxima recomposición -la de octubre-, se encuentra una resolución para esas diferencias.

Fuente: Clarín