03/08/18

Con Ferreyra preso, ¿qué pasará con la construcción de las represas patagónicas?

El complejo hidroeléctrico sobre el río Santa Cruz pende de un hilo. Electroingeniería S.A., propiedad del empresario detenido, está a cargo de la obras, junto a un socio local y un poderoso chino. Una historia de esperanzas y olvidos.


El proyecto original preveía que la represa Kirchner o Cóndor, ubicada a 130 km de El Calafete, con seis turbinas Francis, generaría 1.140 MW, que anualizada llegaría a 3.380 GW/hs.

El escándalo destapado con los "cuadernos de Centeno" agregó más incertidumbre sobre el futuro de las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa.

Si desde mediados de julio el proyecto de "aprovechamiento hidroeléctrico" del río Santa Cruz valuado en u$s 4.310 millones colgaba de un hilo, con la llegada de agosto -y el fin de la feria judicial- la cuerda se afinó.

El mismo periódico que publicó los registros íntimos de puño y letra de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, fue quien alertó el 15 de julio pasado que el Gobierno nacional tenía previsto suspender o postergar la construcción de las represas. La iniciativa "entró en reevaluación", indicó La Nación, según "dos fuentes vinculadas al proyecto". ¿El motivo? Paralizar la obra pública, para achicar el gasto público, para reducir el déficit fiscal, para cumplir el acuerdo con el FMI.

Por esa obligación asumida, ya quedaron stand by la cimentación del complejo hidroeléctrico Chihuido, en Neuquén, y el levantamiento de las dos centrales nucleares Atucha III y IV, proyectos que preveían inversiones por u$s 2.200 millones y u$s 15.000 millones, respectivamente. Tampoco se construirá en San Juan el "Parque Solar Sarmiento", ni el parque eólico Viento Reta en Tres Arroyos. Tampoco se normalizarán las actividades en la desguazada mina de carbón de Río Turbio. En total, son 2.965 MW que pasan al olvido.

La construcción de Cóndor Cliff y La Barrancosa, antes bautizadas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic, tienen financiamiento 100% chino.

Pero en julio de 2016 la administración de Mauricio Macri redujo la cantidad de turbinas en cada presa, a cinco y tres respectivamente, y disminuyó la capacidad total instalada de 1.740 MW a 1.310 MW. "Tendrán un potencia que representa el 5% del máximo consumo nacional en punta. Permitirá una generación media anual mayor a 5.000 GW/hs", aclararon los contratistas encargados de la obra, quienes todavía mantienen en alto las esperanzas.

Terminar el complejo demoraría seis años, emplearía a más de 6.000 personas y cubriría la demanda eléctrica diaria de 1,5 millones de personas.

La financiación es "inédita", dicen los ganadores de la compulsa: a largo plazo, por montos muy altos e impuestos internos a bajas tasas de interés. Alcanza al 121% del proyecto. "El crédito se repaga con la generación de energía que producirán las centrales. Esto permitirá garantizar el flujo financiero durante los seis de la obra y de esta forma asegurar que se realice en los plazos contractuales definidos. O sea que la obra comience, concluya, genere para su repago y se realice la operación y mantenimiento en forma exitosa", subrayaron.

La UTE responsable del ambicioso proyecto se llama Represas Patagonia y está integrada por China Gezhouba Group Corp. (CGGC), Hidrocuyo S.A. y Electroingeniería S.A., propiedad de Gerardo Ferreyra, uno de los empresarios detenidos por los cuadernos de Centeno, acusado de formar parte de una asociación ilícita, por la cual se pagaba coimas a exfuncionarios para obtener jugosos contratos de obra pública.

Por el mismo caso, también fue apresado Jorge Guillermo Neira, exdirector del Grupo Eling S.A., la nave insignia de la empresa cordobesa.

Electroingeniería es una compañía nacional, dedicada a la ingeniería, construcción, operación y mantenimiento de grandes obras y servicios electromecánicos, civiles, de arquitectura, viales, de saneamiento y de conducción de fluidos, entre otras especialidades. Fue fundada en 1977 y desde 1998 tiene operaciones en Chile, Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Venezuela y España. Cuenta con más de 4.000 empleados.

Ferreyra además está a cargo en Córdoba de la extensión de la vida útil de la Central Nuclear de Embalse, del tendido de líneas de alta tensión, de la construcción de una parte de un gasoducto, la repavimentación de las rutas 15, 16 y 92, de la instalación de un corredor de fibra óptica y del levantamiento de tres edificios en una parque industrial.

Los chinos de Gezhouba todavía no acusan recibo. Ante la versión de la suspensión publicada días atrás, dijeron a Perfil: "No recibimos ninguna notificación del Gobierno argentino a través de canales oficiales sobre una suspensión de las obras. Los trabajos en Santa Cruz están avanzando con normalidad, así que seguiremos adelante. No hay razones para pensar en una suspensión o postergación".

Ante una consulta de ámbito.com, desde Represas Patagónicas aclararon que "todos los proyectos de la compañía se están desarrollando de acuerdo a los contratos establecidos" y afirmaron que "todas las actividades relacionadas con las obras del Aprovechamiento Hidroeléctrico se realizan con total normalidad".

Los voceros de la UTE recordaron que justamente el mismo día que se libraron las órdenes de detención de los implicados en los presuntos sobornos, el Ministerio de Energía de Javier Iguacel emitió la Resolución 42/2018, que califica al emprendimiento como "proyecto crítico", otorga beneficios impositivos y aduaneros, y según los constructores, ratifica "la importancia que implica su ejecución en la política energética nacional".

Macri siempre mostró aversión por Cóndor Cliff y La Barrancosa. Ni bien asumió, pensó en dar de baja el proyecto, pero como el contrato binacional incluye una cláusula de "default cruzado" con otras obras con inversión china, como por ejemplo el Belgrano Cargas, no se animó. En cambio, modificó las condiciones de construcción, acotó la capacidad instalada, dio de baja pequeñas obras complementarias, impuso nuevos requisitos exigibles a los contratistas. Con Ferreyra en la cárcel, ahora todo pende de un hilo.

Fuente: Ámbito