24/08/18

A un paso de la recesión: la economía se hundió 6,7% en junio y encadenó 3 meses de caídas


Junio registró el tercer mes consecutivo de baja, con un porcentaje que sólo fue superado por el 6,8% de julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el temblor financiero iniciado en los Estados Unidos en 2007.

La actividad económica se derrumbó 6,7% en junio en forma interanual, lo que representa la mayor contracción en la era Macri, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El mal resultado del sexto mes del año hizo que la actividad pasara a signo negativo de 0,6% en el año.

Con el magro resultado, el nivel de actividad acumuló su tercera baja consecutiva, confirmando el escenario recesivo de la economía argentina. Resta un mes más para ingresar oficialmente en recesión ya que se pues se formaliza tras dos bimestres negativos.

Se trata de la caída más brusca desde julio de 2009, afectada principalmente por las pronunciadas bajas en la agroganadería, la industria y el comercio, informó este jueves el organismo.


Junio registró el tercer mes consecutivo de baja, con un porcentaje que sólo fue superado por el 6,8% de julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el temblor financiero iniciado en los Estados Unidos en 2007.

Desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia los retrocesos más fuertes se habían registrado en mayo pasado, con el 5,2% y luego junio de 2016 con el 4,9% y julio de ese año con el 4,8%.

De este modo, la actividad económica pasó a signo negativo en el año, en un semestre condicionado por una profunda devaluación junto con una corrida cambiaria y la sequía que afectó a amplios sectores del país.

Respecto de mayo, la actividad económica retrocedió 1,3 por ciento de acuerdo con los índices oficiales, confirmando el proceso recesivo.

El organismo encargado de las estadísticas informó que el sector que más incidencia tuvo en el resultado fue agricultura, ganadería, caza y silvicultura que en junio cayó 31% en la medición interanual, que explicó en un 3,59% la baja del indicador.

El desplome de la actividad agropecuaria fue del 31% producto de la sequía. Además, cayeron fuerte la pesca (-16,2%), y comercio mayorista y minorista (-8,4%).

En segundo lugar se ubicó la industria manufacturera, que retrocedió 7,5% en la medición interanual, con una incidencia del 1,22% en el índice global.

El comercio mayorista, minorista y reparaciones experimentó en junio una baja del 8,4% contra igual mes de 2017; transporte y comunicaciones cedió 6,1% y pesca, retrocedió 16%.

Por el contrario, tuvieron registros positivos los siguientes rubros: explotación de minas y canteros, con el 4,9%; electricidad, gas y agua, 4,3%; actividades inmobiliarias y de alquiler, 2,3%; servicios sociales y de salud, 1,7% y enseñanza, 0,8%.

El retroceso en agricultura, comercio e industria explica el 88% del resultado negativo del mes, aunque sólo el sector del campo tuvo más de la mitad de incidencia en la caída.

El EMAE arrancó el año con una suba del 4% en enero en la medición interanual, siguió en febrero con un alza del 5% para bajar al 2,1% en marzo.

Luego se inició el proceso recesivo: en abril retrocedió 0,6%, para trepar al 5,2% en mayo y al 6,7% en junio.

La perspectiva de los economistas es que el proceso recesivo continúe en lo que resta del año, ya que la producción agrícola seguirá en baja y que las elevadas tasas de interés serán un obstáculo para la reacción del sector manufacturero

Fuente: Ámbito