23/07/18

Vidal desautorizó a un diputado de Carrió y ordenó sepultar el proyecto que legalizaba a Uber

La Gobernadora no quiso abrir un frente de conflicto con los taxistas y pidió bajar la iniciativa.


María Eugenia Vidal.

Diputados de Cambiemos se reunieron hoy con sindicatos de taxistas de La Plata y se comprometieron a no avanzar en la Legislatura con el proyecto que había surgido desde esa misma bancada y que habilitaba el funcionamiento de Uber en la provincia. A cambio, los taxistas dejaron sin efecto el paro que habían pautado para el primer día de agosto.

LPO había adelantado las diferencias que habían surgido dentro de la bancada de Cambiemos en torno a ese proyecto presentado por el diputado lilito Guillermo Castello.

Se sabe que en las últimas horas desde el entorno de María Eugenia Vidal bajaron la orden de sepultar la iniciativa -que no había sido consensuada con el Ejecutivo-. Según trascendió, la Gobernadora no quiso saber nada con abrir una puerta de conflicto con los taxistas.

Un diputado de Cambiemos graficaba el problema que había generado el proyecto de ley argumentando que "históricamente el taxista tipo es un votante de Cambiemos. No tiene sentido ponerse en contra".

Castello calificó a la reunión entre los taxistas y legisladores de Vidal de ser un "acuerdo corporativo" realizado "entre cuatro paredes y de espaldas a las necesidades urgentes y reales de la gente".

Claro que tras la desautorización de Vidal, Castello no se quedó quieto y lanzó una encuesta en Twitter para meterle presión a la Gobernadora. "¿Estás de acuerdo con que Vidal apoye la llegada de Uber a la provincia?" es la pregunta de la encuesta.

El 96% de los que contestaron apoyaron la llegada de Uber. Un porcentaje interesante si no fuese porque el diputado tiene contratado un ejército de trolls y bots que intentan popularizar sus propuestas en la red.

En la reunión estuvieron el jefe de los diputados de Cambiemos, Maximiliano Abad, y dos sindicalistas representantes de los conductores de Taxis, José Ibarra y Juan Carlos Berón. Además, participó el intendente de La Plata, Julio Garro, uno de los alcaldes que con mayor fuerza rechazaron la llegada de Uber.

En rigor, la iniciativa de Castello habilitaba a todas las empresas de transportes que operan con plataformas digitales: Uber, pero también Bibify y Lift. Y de acuerdo a Castello, les exigía a esas empresas los mismos requisitos impositivos y de seguridad que al resto de los taxistas y remises.

Sin embargo, el proyecto despertó un fuerte rechazo de los sindicatos que nuclean a los conductores de taxis (Ibarra comanda la Federación Nacional y Berón el sindicato de La Plata) que ya habían anunciado que medidas de fuerza para oponerse a su implementación, una resistencia similar a la que desató la llegada de Uber en la Ciudad Autónoma.

Pero también generó tensiones dentro del bloque de Cambiemos, toda vez que desde esa bancada, el año pasado, el diputado Martín Domínguez Yelpo (presidente de la comisión de Transporte) había presentado un proyecto en el que manifestaba preocupación la llegada de Uber a la provincia. Ese proyecto fue aprobado por mayoría en aquel momento.

Fuente: LPO