06/07/18

Uber tiene problemas para cobrarles a los choferes y casi no gana plata en el país


Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Bloqueo de la aplicación (ahora destrabado por la Justicia), ataques de los taxistas, multas de hasta $130.000 por circular con pasajeros e incautación del vehículo. A todos estos perjuicios que sufre en el país, Uber debe sumar otro más, que trata de mantener semioculto: pierde una suma millonaria de dinero por no poder usar tarjeta para cobrar los viajes, el mecanismo que usa para retener el porcentaje que le cobra a los conductores por el uso de la plataforma.

Según pudo confirmar LA NACION con fuentes de Uber y mediante conversaciones con diversos choferes, hace un año que los conductores no tienen forma de liquidar a la empresa el 25% por cada viaje, que es lo estipulado por contrato . Como no existe ningún agente físico, el pago no se puede hacer en efectivo, por lo cual ese dinero queda en su totalidad en manos del dueño del vehículo.

"Mirá, te voy a hablar clarito. El día que se termine esto y se pueda cobrar con tarjeta, guardo el auto. Si tengo que pagar el 25% a Uber, los números no me cierran", dice Claudio V., conductor de un Chevrolet Onix de color negro. Para tener una dimensión de la ganancia que esto significa a los choferes, basta otra confesión del mismo chofer: "Arreglé la cadena de distribución, por suerte con esto pude juntar los $25.000 uno arriba de otro", dijo.

Desde la empresa intentan ser cautelosos, pero de todos modos reconocen que el monto que "dejan de ganar" no es menor. "No podemos dar números, es una suma significativa, pero lo tomamos como parte de la inversión que está haciendo Uber en la Argentina", afirma la fuente.

En la empresa también explican que, si bien son conscientes de esta resignación de ganancia, tratan de compensar cada vez que un viaje se abona con tarjeta, ya que, cuando la tarjeta está emitida en el exterior (generalmente es el caso de los turistas), el pago se puede hacer con ese plástico. "Ahí, en lugar de cobrar el 25% acordado, descontamos todos los viajes que no nos fueron liquidados en efectivo", señalan desde Uber.

Claro, que los viajes con tarjeta son mínimos y, además, los propios choferes tratan de esquivarlos. "Cuando veo que el pago es con tarjeta, rechazo el viaje. Imaginte que no me conviene, porque en ese caso me descuentan efectivamente el 25%", confiesa Mauro T., conductor de un Volkswagen Voyage de color verde, que acota que su padre también tiene un auto trabajando en Uber.

Desde Uber también tienen un argumento para explicar ese tema. "Es verdad que lo hacen los conductores, pero nosotros tenemos un registro de cada vez que rechazan un viaje con tarjeta y los sancionamos. Hay un proceso que se corre semanalmente. Rechazar viajes con tarjeta es una violación de los términos y condiciones. Las penas van desde la suspensión de la plataforma hasta la desafectación", comenta la fuente.

Además, desde Uber confían en que esa afirmación de algunos choferes de que cuando se pueda cobrar con tarjeta no trabajarán más, no será tan así. "No dejarán de hacerlo, porque creemos que va a haber tanta demanda de Uber en ese momento, que el negocio les va a seguir conviniendo", analizan en la empresa.

Uber está investigado por el Ministerio Público Fiscal Porteño por tres causas. Una de ellas es evasión, porque la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) le reclama el pago del impuesto a los Ingresos Brutos; otra es contravención de la empresa, por uso indebido del espacio público y por realizar actividades lucrativas no autorizadas, y la tercera es contravención de los choferes, por la misma razón anterior y por ejercer ilegítimamente una actividad.

Para ser chofer hay que inscribirse, cargar en una plataforma digital licencia de conducir, póliza de seguro del auto y cédula del vehículo. Pero, igual, desde la Secretaría de Transporte de la Ciudad dicen: "Uber desembarcó en Buenos Aires operando fuera de la ley y lo sigue haciendo. Con conductores sin habilitación profesional y automóviles con seguros de uso particular y no profesional. Además, haciendo uso indebido del espacio público". En Uber, por su parte, dicen que su actividad es legal, porque así lo sentenció la Justicia Argentina. "Hay sentencias firmes que declaran la legalidad", enfatizan.

Las pérdidas derivadas de estas irregularidades no son menores para Uber. Según datos de la Secretaría de Transporte de la Ciudad, en lo que va de 2018 se hicieron 12.459 controles al transporte ilegal, 1114 autos resultaron Uber, se remitieron seis Uber por día y la infracción tiene la multa más alta: 10.000 UF, es decir $130.000. "Nos hacemos cargo de estas multas. Igual, solemos ganar las apelaciones", se defienden en Uber.

Pero, más allá de estas cuestiones ¿cuánto puede durar este limbo que hace que Uber no pueda cobrarle a sus choferes Según los conductores, el rumor es que se va a seguir al menos un año así. "En un año, me compro otro auto", cuenta Horacio G., chofer que tiene un Renault Sandero de color gris. En tanto, desde Uber estiman que no va a pasar tanto tiempo sin una solución. El tiempo dirá quién tiene razón.

El tema es tan delicado para Uber que ni siquiera acceden dar información sobre el porcentaje de viajes que se realizan en efectivo. Pero deslizan un dato que puede ser usado por referencia: "Ojo, que no es solo una problemática argentina, en el mundo también tenemos viajes en efectivo y los choferes quedan debiendo. Son más de la mitad". ¿O sea que acá es mucho más de la mitad" preguntó la nacion. "Claro", fue la respuesta. Según los propios choferes, la proporción es esta: "Cada 20 viajes, uno es con tarjeta".

Como se dijo, no es el único problema que tiene Uber en el país. Pero sí uno de los que más les afecta el bolsillo. Es un costo que deciden pagar por ganar el mercado local. "Ellos se la bancan porque igual les conviene. Lo mismo pasa cuando la policía nos lleva el auto. Ellos enseguida pagan abogados y lo recuperan en dos días; todo eso es gasto, pero no les importa", concluye Carlos F., dueño de un Fiat Línea de color negro.

Lo cierto es que por más protestas de taxistas que existan, por más que algunos taxistas ataquen, embosquen y hasta hagan caer en operativos policiales a los conductores de Uber, el negocio parece imparable, porque, por el momento, les está dando a los choferes un 25% más de lo que estimaban en un principio. Hoy Uber tiene 35.000 choferes activos que transportan a dos millones de pasajeros y 200.000 personas anotadas para manejar, tan sólo en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

"Te comprás un autito, salis seis horas a dar unas vueltas y te hiciste una diferencia. Es redondo. ¿No viste que cada vez están más cerca de dónde los pedís los Uber Levantás una baldosa y sale un Uber", concluye Claudio V, contento porque pudo pagar el arreglo de la correa de distribución todo junto y "poniendo un peso arriba del otro". Por ahora, Uber se lo permite.

Fuente: La Nación