23/07/18

Llenar el tanque en la Argentina insume siete veces más esfuerzo que en EE.UU.

El aumento en el precio de las naftas y el retraso en los salarios generó un gran problemas para los automovilistas que intentan llenar sus tanques. De acuerdo a un ránking elaborado por Bloomberg, la Argentina se posiciona como el cuarto país más caro del mundo, ya que se debe destinar un 3,48% del salario diario a cargar un litro de combustible. Brasil es el país más caro de la tabla, y Estados Unidos, el más barato.


El precio de los combustibles está aumentando en todo el mundo, pero para ver su real impacto en la economía real, un buen ejercicio es comparar el valor de la gasolina respecto del salario promedio de la población. Y así resulta que Argentina es uno de los países donde más cuesta llenar el tanque.

De acuerdo a un informe de Bloomberg publicado por el World Economic Forum (WEF), Argentina se sitúa en el cuarto puesto en una muestra de 12 naciones según el valor de las naftas en relación al sueldo promedio. Con ingresos diarios de u$s 40 por día ($ 1.200 diarios tomando en cuenta el salario promedio) , y un costo de u$s 1.3 ($ 34) por litro de nafta premium, según el WEF, se debe destinar un 3,8% del ingreso diario a cargar un litro de combustible. Aunque esta proporción sería mucho mayor si en lugar de considerar el salario promedio se tomara en cuenta el salario mínimo, que es de $ 10.000 (menos de u$s 400 mensuales).

Siempre según el ranking del WEF, y aunque se trata de un país productor de petróleo, Brasil es el que tiene la nafta más cara del mundo, ya que sus pobladores deben destinar un 4,62% de sus ingresos diarios a cargar un litro de combustible. Le siguen China, con 4,21% y México, petrolero también, con 3,92%.

En el otro extremo de la tabla se encuentra Estados Unidos, con ingresos promedio de u$s 170 diarios y un costo de u$s 0,76 por litro de nafta. Cada norteamericano destina sólo 0,46% de su ingreso diario a comprar un litro de nafta. Le siguen Australia, donde el litro de nafta cuesta un 0,68% del ingreso diario promedio, y Japón, con 1,16%.

Según la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (Afarte), la producción local de equipos electrónicos alcanza una facturación de u$s 1500 anuales

Volviendo a la realidad argentina, la suba del precio internacional del barril de petróleo (rondando los u$s 70), sumado a los aumentos de las naftas en el mercado local acumulando casi el 15% en lo que va del año, la escalada del dólar y la consiguiente devaluación que impacta en salarios en pesos a la baja, no hacen sino encarecer este insumo clave.

Para colmo, cada vez insume más tiempo llenar un tanque, por falta de estaciones de servicio. De acuerdo a un relevamiento de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos de la república Argentina (CECHA), Argentina cuenta en promedio con un surtidor cada 3.000 vehículos, una de las proporciones más bajas del mundo. En España, por ejemplo, esta relación es de 2.500 vehículos por punto de venta; en México 2.300 y en Brasil, 2.200 por gasolinera.

Según el listado de operadores autorizados por el Ministerio de Energía y Minería, a comienzos de año funcionaban unas 3.900 estaciones de servicio en el país; 50 menos que en 2017. En el último año, cerró una cada cada cinco días, mientras el parque automotor siguió aumentando. La falta de rentabilidad, en un negocio con escasos márgenes y altos costos de infraestructura y personal, son las causas principales de esta merma, argumentan en Cecha. Y aunque la baja en el consumo se hace sentir, ante cada anuncio de aumento de las naftas, largas filas frente a los surtidores generan tanto malestar como dolor en el bolsillo.

Fuente: El Cronista