02/07/18

La devaluación rompió pacto con petroleras y suben 5% los combustibles

A pesar de que las petroleras habían pactado con el ex ministro Aranguren un aumento del 3%, la devaluación de 20% en un mes cambió planes. YPF movió primero


El litro de nafta premium en YPF ya supera los $ 32

La petrolera estatal YPF aumentó ayer 5% los precios de sus combustibles y se espera que en las próximas horas imiten el movimiento sus principales competidoras, Shell y Axion. Se trata de la ruptura oficial del acuerdo que las petroleras habían establecido hace apenas un mes con el entonces ministro de Energía, Juan José Aranguren, de incrementar en 3% los valores de las naftas y gasoil en julio.

El cambio en relación a lo pactado se gestó, según contaron en el sector, al calor de la "modificación en las condiciones macroeconómicas" ocurrida en junio el dólar pasó de $ 25 a $ 30 y el barril de petróleo se acercó otra vez a u$s 80, después de haber bajado hasta u$s 73, y se terminó de cocinar con la reunión que mantuvieron el jueves el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne. Aunque se intentó presentar como un amigable encuentro, el eje principal fue encontrar el visto bueno del Gobierno para una suba mayor a la convenida.

Fueron varios los mensajes oficiales en las últimas semanas de que se trastocarán los planes que había trazado Aranguren para el sector. El mercado petrolero está intervenido, como lo estuvo siempre desde la crisis de 2001 hasta estos días, con la excepción del período octubre-abril pasados. El precio al que se vende el petróleo crudo en el mercado interno es a partir de este mes de u$s 68 por barril, al menos 15% más bajo que en el mundo.

En los próximos días, el sector espera sentarse con el ahora ministro de Energía, Javier Iguacel, con el fin de conocer los planes que tiene el Gobierno sobre el tema combustibles para el año y medio que le queda por delante a la gestión de Cambiemos.

Solo en la última semana, las acciones energéticas cayeron más de 20% por la incertidumbre en torno a un plan que haría aún más gradual el aumento de las tarifas. YPF, que tiene una deuda cercana al doble de su EBITDA y un plan para sanear sus cuentas en cinco años, ya se manifestó preocupado por los resultados del segundo trimestre, que presentará a sus inversores a mediados de agosto.

En dos meses, Argentina pasó de ser el segundo país más caro de la región para cargar nafta a ser uno de los más baratos, por el efecto de la devaluación y la intervención oficial para que no se trasladen sus efectos a los precios finales en surtidores.

En ese momento, el litro de nafta costaba u$s 1,30, en línea con Chile y Brasil y solo por debajo de Uruguay (u$s 1,60), mientras ahora, con el incremento de ayer el litro pasó a costar u$s 0,92, por encima de Venezuela (u$s 0,01), Ecuador (u$s 0,39), Bolivia (u$s 0,54) y Colombia (u$s 0,81), según los datos de la web Global Petrol Prices.

La distancia con el resto del mundo no es algo ajeno al país. Entre 2007 y 2014, cuando el petróleo superó los u$s 100 por barril, Argentina mantuvo un valor local al menos un 25% más bajo.

En 2015, cuando el crudo cayó por debajo de los u$s 60, se sostuvo el precio interno por encima de los internacionales para contener la sangría de la inversión y, en consecuencia, del empleo, con el barril criollo. Esa situación solo se enmendó el año pasado, cuando el barril superó en Londres los u$s 54. Fue a fines de septiembre y la estabilidad se rompió apenas 7 meses después.

Las naftas volverán a aumentar en septiembre, cuando el Gobierno ajuste el Impuesto a los Combustibles en línea con la inflación.

Fuente: El Cronista