30/07/18

La bajante del Paraná podría afectar los puertos cerealeros

La produjo la falta de lluvias suficientes en la cuenca de aporte; ya hay cierres de guarderías Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera


SANTA FE.- La sostenida bajante del río Paraná en su curso medio e inferior generó a partir del último fin de semana el cierre de las guarderías náuticas desde esta capital hasta Rosario e inconvenientes en los puertos cerealeros del sur provincial y el norte bonaerense. Según el Instituto Nacional del Agua (INA), hay "un fuerte contraste con mayo; toda la cuenca de aporte a este tramo del río tuvo lluvias inferiores a las normales, aunque con leves apartamientos respecto de lo normal". Hoy, en esta capital, llegó al nivel más bajo en un año: 2,20 metros. La situación podría tornarse grave para las operaciones en los puertos de Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires. En el caso de esta capital, el INA pronosticó que el río seguirá bajando.

En el Chaco, el director de Estudios Básicos de la Administración Provincial del Agua (APA), Hugo Rohrmann, explicó que el nivel del río Paraná "está bajo y estacionado y nada hace prever que eso cambie en los próximos días". "El río está en valores bajos por la poca lluvia en la cuenca de aporte. Aunque tampoco son las medidas más bajas de la historia", sostuvo el experto.

Toda la navegación comercial de Buenos Aires al norte debe realizarse con precaución debido a los bancos de arena que se forman en las zonas menos profundas. Pero de Santa Fe al norte no hay calado permanente y eso preocupa a los operadores del río. "En estas condiciones tienen que navegar con menor carga, ya que con un peso habitual la embarcación puede encallar, quedar parada", indicó Rohrmann. Además, añadió que "no se prevé un repunte del Paraná. Va a seguir así hasta que llueva en Brasil, en la cuenca del Iguazú, que es el que más rápido genera altura en el Paraná".

Los acopiadores de pescado indicaron que por la bajante del río los pescadores no pueden acceder a las zonas de mayor concentración de cardúmenes. "La pesca disminuyó un 50%. No se puede trabajar y se compromete el sustento diario", mencionaron.

En el norte de la provincia de Buenos Aires, los mayores inconvenientes se registran en la zona de Campana y en San Nicolás. Los puertos tienen restringidas las operaciones.

Fuente: La Nación