05/07/18

Huelgas, paradas y menor demanda, claves del desplome automotor

Las terminales locales fabricaron 39.420 vehículos, 15,8% menos que en mayo. En la primera mitad del año sigue habiendo datos positivos, 10% sobre la producción de 2017


Las turbulencias financieras que afectaron las ventas, el paro de camioneros en Brasil que perjudicó la llegada de insumos para el sector y motivó que varias plantas realizaran paradas, junto al paro de la CGT y la Aduana explican el golpe a la industria automotriz en junio. Sólo hubo 17 días hábiles de actividad en un mes en el que las terminales automotrices produjeron 39.420 vehículos (entre automóviles y utilitarios). El resultado fue una baja de 15,8% en relación a mayo, cuando se produjeron 46.835 unidades, y una caída de 13,4% si se lo compara con junio de 2017, cuando la producción había sido de 45.496 vehículos.

Según los datos de la entidad que nuclea a las terminales locales (ADEFA), el descenso en la producción el segundo interanual en el año no empacó el desempeño del semestre, que sumó 242.655 unidades y logró un crecimiento de 10% dado que en los primeros seis meses del año pasado el sector produjo 242.655 unidades.

"A la hora de analizar el desempeño del sector tenemos que hacer una salvedad. Por un lado, se debe analizar el plano industrial y por otro, el comercial. En el caso del primero, la nueva situación macro, en función de la corrección cambiaria que se ha dado, puede traducirse en una oportunidad por la mejora de la competitividad y ello, permitir mantener el ritmo de producción y exportación de los últimos meses", dijo el titular de ADEFA, Luis Fernando Peláez Gamboa.

"Por otro lado, vemos con preocupación el aumento de las tasas ya que afectan de manera directa las ventas puesto que el 50% de las mismas se realizan mediante la utilización de alguna herramienta de financiación", advirtió. Por eso, pidió que "se reduzcan rápidamente las tasas a fin de retomar la senda de crecimiento que el sector mostró en los primeros cinco meses del año".

El segmento más afectado en junio fue el de las pick ups. La caída interanual que registraron los utilitarios fue 19,5%. En el año, este tipo de vehículos en el que la Argentina se especializó, acumula una baja de 5,2%.

En junio, la buena noticia llegó en el mercado externo. Las automotrices exportaron 22.894 vehículos entre autos y utilitarios livianos, es decir, un 6,8% más respecto de mayo y 16,2% si se lo compara con las 19.701 unidades que se enviaron a diversos destinos en junio del año pasado.

En lo que va del año, las fábricas exportaron un acumulado de 121.570 unidades, un 23,5% por sobre el volumen del mismo período de 2017.

En cuanto a las ventas mayoristas, que marcan la marcha de la demanda, los datos muestran el comienzo de caída en las ventas, que según los concesionarios se acentuará hasta fin de año.

En junio se comercializaron a la red 55.358 unidades, un 26,9% menos respecto de las 75.754 vendidas en mayo y un 31% por debajo del desempeño del mismo mes del año pasado, cuando se habían entregado 80.172 unidades a los concesionarios.

Así, los vehículos comercializados a la red en el primer semestre sumaron 421.607 unidades, un incremento de 1,6% en la comparación con las ventas del mismo período del año anterior. Fuente: Cronista