25/07/18

Gremios se movilizan antela amenaza de 160 despidos

El conflicto laboral en Terminales Río de la Plata se extiendo en el tiempo y presagia medidas de fuerza en todos los puertos de la Argentina.


Al cierre de esta edición, los gremios portuarios que integran la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fempinra), mantenían su acampe en el puerto de Buenos Aires. La llamada "Carpa de la Dignidad Portuaria", montada frente a la Terminal 4 desde hace dos semanas tiene por fin la defensa de 160 puestos de trabajo en juego. La conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo vence el próximo 2 de agosto y la amenaza latente es que el conflicto se extienda a todos los puertos de la Argentina si para esa fecha no se encamina la situación.

Terminales Río de la Plata (TRP), concesionaria de los espigones 1, 2 y 3 del Puerto de Buenos Aires, presentó ante las autoridades del Ministerio de Trabajo un Proceso Preventivo de Crisis aduciendo que Happag Lloyd y Aliança, esta última del Grupo Hamburg Süd, dos de las líneas marítimas que ellos atienden habitualmente, llevarán su carga a la Terminal 4. Esto motivó que cursaran telegramas desvinculando alrededor de 160 trabajadores portuarios.

Hamburg Süd saló a desmentir los argumentos de TRP y en un comunicado señaló que si bien la empresa tenía contrato de exclusividad en la terminal hasta enero 2019, en diciembre 2017 TRP, lo terminó por decisión unilateral. Como consecuencia, la naviera tuvo que buscar rápidamente terminales alternativas donde operar.

"Hamburg Süd tiene la obligación frente a sus clientes de asegurar un alto nivel de servicio en el transporte desde y hacia Buenos Aires. Con la nueva selección de una terminal, continuará manteniendo calidad, confiabilidad y el impulso al comercio internacional como empresa de trayectoria en el mercado", resaltó la naviera.

Raúl Huerta, secretario general Adjunto de Fempinra, atento a la gravedad de la situación y buscando el equilibrio entre las partes, propuso el desarrollo de las negociaciones que sean necesarias para la realización de una reunión entre el Estado, representado por el Ministerio de Transporte y la Administración General de Puertos (AGP), los empresarios de las terminales y los integrantes del Consejo Directivo de la Federación. La propuesta tuvo eco y en la última reunión del pasado lunes portuarios y terminales avanzaron en la paritaria con 25% de aumento y cláusula de revisión. Bactssa y Terminal 4 aceptaron el aumento, TRP en los hechos también, pero condicionó el sí definitivo a que se resuelva su Proceso Preventivo de Crisis.

Durante la reunión, los gremialistas hicieron notar a los representantes de TRP que sus vecinas Bactssa y Terminal 4 también pasaron por situaciones complejas con pérdida de carga, pero que sin embargo ninguna de ellas optó jamás por un procedimiento de este tipo. La próxima reunión entre las partes se llevará a cabo mañana a partir de las 11.

Adhesiones

Mientras tanto, los portuarios siguen recibiendo adhesiones de los trabajadores de otros puertos como Zarate-Campana, Entre Ríos, Exolgan y del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) seccional Bajo Paraná, señaleros y serenos de buque. También se llegó a la carpa Juan Carlos Schmid, Secretario General del triunviro de la CGT.

"Llevaremos adelante todas las medidas de fuerza a nuestra disposición para impedir que se siga dejando en la calle a nuestros compañeros", sostuvo Schmid.

Desde la Fempinra mantienen la guardia en alto frente al próximo proceso de licitación de las terminales del puerto de Buenos Aires. Ya se llevaron a cabo varias reuniones entre los gremialistas y las autoridades de AGP donde ambas partes expusieron las posturas respecto al futuro del puerto y la cantidad de trabajadores que albergará de acuerdo a los planes de remodelación que está diseñando el Estado.

"Hay que garantizar la fuente laboral de todos los trabajadores y la única garantía de eso es dejarlo por escrito dentro del capítulo de los trabajadores en el pliego de licitación", resaltó Schmid.

Fuente: El Cronista