02/07/18

Encontraron el buque Rigel hundido a 93 metros frente a las costas de Rawson

Un robot subacuático de la Prefectura lo ubicó cerca de la zona donde emitió la alerta hace 23 días; ocho tripulantes del barco pesquero siguen desaparecidos; dolor y reclamos de los familiares


MAR DEL PLATA.- Después de más de tres semanas de exhaustivo rastrillaje por aire, mar y tierra, autoridades de la Prefectura confirmaron ayer el hallazgo del casco del pesquero Rigel, hundido a 93 metros de profundidad unas 100 millas al este de las costas de Rawson.

Hasta ayer, el principal resultado del despliegue de más de 20 embarcaciones y aeronaves había sido el hallazgo del cadáver de Salvador Taliercio, capitán y socio propietario del buque, rescatado entre enormes olas apenas unas horas después del último informe de posición que el marino había emitido por radio. Los otros ocho tripulantes siguen desaparecidos.

El contacto en el lecho marino lo logró personal que opera desde el guardacostas SB-15 Tango y revista en el Servicio de Salvamento, Incendio y Protección Ambiental de la Prefectura. La novedad ratifica el contacto original del casco logrado por el Angelescu, buque del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, que los especialistas presumían, y los familiares de la tripulación empezaban a aceptar, luego de un período que estos vivieron con la esperanza de hallarlos con vida en la balsa del buque.

Ayer salieron muy molestos de la reunión con autoridades de Prefectura, encargadas de brindarles a diario los partes con detalles del operativo de búsqueda. "Nos informan lo que nosotros ya sabíamos mucho antes", dijo Miguel Ángel, padre del marinero Cristian Osorio.

Esperaban que con este parte se les mostraran imágenes tomadas por el robot subacuático del guardacostas Tango. Osorio dijo que no les mostraron nada "porque no tenían autorización". "Les hicimos escuchar un audio que nos envió el juez Gustavo Lleral [a cargo de la causa] habilitando a que nos informen todo lo que está confirmado, pero no hubo caso", lamentó.

El Rigel había zarpado el 5 de junio del puerto marplatense a aguas patagónicas, donde se iba a la flota que pesca langostinos. Taliercio estaba al frente de una tripulación que completaban el segundo patrón, Rodrigo Sanita; el jefe de máquinas, Néstor Rodríguez; el auxiliar de máquina, Cristian Osorio, y los marineros Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Mierez y Rodrigo Blanco.

Tres días después, en plena madrugada y durante un temporal con vientos superiores a los 60 kilómetros por hora y olas de seis metros, se perdió contacto de radio. El operativo de búsqueda se puso en marcha aquella mañana, primero con hallazgo de cajones y la radiobaliza de la embarcación, y luego el rescate de los restos del capitán.

Ahora que se confirmó que el casco está ubicado, la expectativa de los familiares es que buzos especializados puedan descender e ingresar en el buque para rescatar los cuerpos de los tripulantes, que habrían quedado puertas adentro.

"Quiero que me traigan algo de mi hijo, quiero tener un lugar donde llevarle una flor y llorarlo", dijo a LA NACION la madre de Nahuel Navarrete, Graciela Godoy. "Hace 23 días que no vuelvo a mi casa, es demasiado dolor y sufrimiento", recalcó.

Es generalizado el malestar por la información que dicen recibir "a cuentagotas" durante los partes oficiales. Entienden que puede haber algunas restricciones, pero insisten en que muchos de esos datos les llegan mucho antes a las familias de la tripulación a través de otros contactos. Incluso de manera directa con el juzgado de Rawson.

Godoy confirmó que ayer hablaron con la secretaria de Lleral y que para mañana o el miércoles se haría una videoconferencia con el juez. Esperan que les informe sobre las pruebas incorporadas a la causa y hacerle preguntas para las que no tienen respuestas.

La principal inquietud, ahora que el buque fue encontrado, es qué posibilidades reales hay de ir por los cuerpos. Aunque ya les han advertido que es más que difícil, no se resignan.

Durante el informe de ayer, hubo varios familiares descompensados que recibieron atención médica y asistencia psicológica de un equipo especializado de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

"Nos encontramos cada día con más mentiras", coincidieron anoche varios familiares de Néstor Rodríguez. Los familiares afirman que "hay corrupción" para habilitar buques de más de 50 años, como el Rigel. También disparan contra empresarios y responsables de tripulación por actuar "con avaricia, desidia y negligencia".

Fuente: La Nación